Archivo de la categoría: AUDIOS

PERRHIJOS, EL LÍMITE DEL EXCESO Y BIENESTAR ANIMAL

Daniela Sandoval.

Lola es una perrita schnauzer miniatura de color gris. En 2011, Mario Terrés y su esposa, Brenda, la adoptaron e hicieron parte de su familia. Desde entonces, Lola acompaña a Mario y a Brenda a reuniones familiares, viajes, comidas y otros eventos sociales, pues para ellos no es solo su mascota, sino su perrhija.

Para nosotros un perrhijo es una compañía no humana, evidente y totalmente, es una compañía animal que forma parte muy importante de nuestras vidas y que participa en los eventos familiares

Los perros han estado presentes en la historia de la humanidad desde hace miles de años. Un artículo de la revista Science afirma que estos animales son descendientes de los lobos. Sin embargo, conforme avanzó su convivencia con el ser humano, la evolución de este vínculo dio paso a la expansión de los perros domesticados.

Con el paso del tiempo, estos cambios evolutivos llevaron a una nueva tendencia conocida como “perrhijos”, en la cual los animales forman parte del núcleo familiar y se les da un trato similar al que tendrían los hijos o hijas

En términos generales, considerar a un animal como parte de la familia puede ser beneficioso para ellos, ya que las personas se vuelven más conscientes de que se trata de seres sintientes y no de objetos. No obstante, la sobreprotección e, incluso, la humanización de los animales puede resultar perjudicial para nuestros acompañantes de cuatro patas según explica el académico de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma del Estado de México, Mauro Victoria Mora.

Los animales que tienen este tipo de tratos como manejarlos bajo pautas equivalentes a un niño sí ha causado problemas en el sentido que puede llevar  trastornos psicológicos tanto en humanos como en los animales domésticos, ¿y qué ha pasado? Que impide que estos animales se comporten como corresponde a su especie y limite su bienestar

LOS PERROS, ¿EL REEMPLAZO DE HIJAS E HIJOS?

De acuerdo con la primera Encuesta Nacional de Bienestar Autorreportado del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, realizada en 2021, el 70 por ciento de los hogares en México cuentan con una mascota, es decir, existen casi 80 millones de animales de compañía en nuestro país.

De igual manera, datos del Consejo Nacional de Población refieren que alrededor del 80 por ciento de los habitantes con mascotas, tiene caninos en su hogar, ya que el número de perros domésticos aumentó en 20 por ciento del 2008 al 2018

En contraste, el Censo de Población y Vivienda de 2020 señala que en el país residen cerca de 32 millones de infantes de 0 a 14 años.

Las razones por las cuales las personas han incluido a los perrhijos en sus familias son diversas. Muchos de estos perros han sido adoptados por parejas jóvenes que han decidido dejar de lado la maternidad o paternidad, o aplazar su llegada por el cumplimiento de metas personales y de pareja

Las nuevas formas de relaciones humanas, estilos de vida e incluso variables como el tipo de trabajo y los ingresos también influyen en la decisión de tener un perrhijo, ya que la compañía de un animal representa una buena manera de obtener cariño e incondicionalidad con responsabilidades, pero nunca las mismas que se tendría con un hijo o hija.

Esta tendencia se ha vuelto muy común debido a que cada vez hay más personas sin hijos o familia que tienden a mitigar la soledad con los animales. Esto también ha sido por la convivencia que tiene mucha gente que al estar en la soledad o aislados, encontraron un perro para mitigar esa soledad y esa ausencia de familia, inclusive hoy en día los nuevos matrimonios prefieren no tener hijos y tener perros

ENTRE LOS EXCESOS Y EL BIENESTAR ANIMAL

El crecimiento de esta tendencia en nuestro país llevó a Mario a crear una comunidad para aquellas personas que, como él, eran llamados “los loquitos de los perros”, como él mismo menciona, pues es tal la inclusión de Lola en sus actividades sociales que han viajado con ella a Cancún, Querétaro y San Cristóbal de las Casas, gracias a las facilidades que actualmente brindan las aerolíneas para los animales de compañía. 

Nos veían como “los locos de los perros”, totalmente. Éramos los que llevábamos a Lola siempre a todos lados y la gente no entendía por qué siempre tenía que ir, algunos no lo veían bien y otros lo celebraban muchísimo. Ahora saben que es normal, incluso si no va, preguntan por qué Lola no fue

Y es que la popularidad de las familias con perrhijos ha impactado en diversos escenarios. Hoy en día perros, gatos y otros animales domésticos pueden acceder a lugares como restaurantes, plazas comerciales, entre otros. Tienen juguetes, accesorios y distintos tipos de vestimenta. También cuentan con seguros de vida que cubren desde una simple visita al veterinario hasta gastos médicos mayores. Incluso, existen servicios especializados de cremación.

Al respecto, Mario considera que existe un límite que no debe sobrepasarse en el trato que les damos a los perros y que pueda coartar su comportamiento natural como animales. El uso de carriolas o disfraces es un ejemplo de ello.

Nosotros hemos llevado a Lola desde hace muchos años a centros comerciales en su carriola. Ella tiene su carriola y la usamos exclusivamente para ir con ella a los centros comerciales cuando así lo necesitamos, como Lola no puede estar caminando en estos lugares, evidentemente, necesita ir en su transportadora. El problema llega cuando sacas esta carriola y llevas a tu perro al parque en esta carriola sin ninguna necesidad, ahí es cuando ya le estamos haciendo daño al perro

La Organización Mundial de Sanidad Animal establece cinco pilares conocidos internacionalmente como “Las 5 libertades del Bienestar Animal” que describen los derechos de los animales que están bajo la responsabilidad del ser humano para tener un trato digno al considerarlos seres sintientes.  

Estas incluyen la libertad de hambre, sed y desnutrición; libertad de temor y de angustia; libertad de molestias físicas y térmicas; libertad de dolor, lesión y de enfermedad, así como libertad de manifestar un comportamiento natural.

Para el especialista de la Máxima Casa de Estudios Mexiquense, Mauro Victoria Mora, obligar a los perros a participar en rituales que como seres humanos hemos adoptado como la celebración de una fiesta de cumpleaños, bodas u otro tipo de eventos es innecesario y representa una falta a estos principios, ya que los animales no son conscientes de estas situaciones y se les somete a un estrés al exigirles comportamientos diferentes.  

Realmente no es un bienestar animal el hecho de que los lleven en carriolas, que les celebren cumpleaños, vistiéndolos, haciéndoles pasteles, invitando a los perritos de la privada, todo esto no lo comprenden los animales y esta integración a rituales y costumbres que el humano hace como si fuera su hijo realmente no es un bienestar animal para ellos porque los está llevando a un rol que rompe esa interacción hombre-perro que tiene más de 20 mil años

CONSECUENCIAS DE TENER UN PERRHIJO 

El amor a los perros no es malo; sin embargo, puede caer en un extremo. Por ejemplo, dormir con ellos puede derivar en la transmisión de algunas enfermedades infecciosas o parasitarias a los dueños. Sobreproteger a nuestros caninos también puede ocasionarles dificultades para relacionarse con otros perros.

De igual forma, el hiperapego a nuestros animales de compañía puede generar ansiedad por separación en los perros, una enfermedad psicológica que provoca que los animales se vuelvan dependientes de sus dueños, ya que no pueden soportar la ausencia de sus humanos y eso a su vez puede desencadenar problemas de salud como gastritis o colitis crónica según explica el especialista universitario. 

Como hay un apego muy cercano con el humano, llega a existir algo que se llama “ansiedad por separación”. Aquí lo que vemos, por ejemplo, cuando hospitalizamos a un paciente, porque hay la necesidad, no comen, se sienten solos y dejan de comer o se la pasan llorando todo el tiempo, en cambio cuando está su propietario muchas veces tenemos que decirles que se lo lleve y que siga el tratamiento en casa porque de verdad los necesitan mucho por esa inseguridad y esa ansiedad que les ocasiona estar lejos de ellos

Definitivamente, la tendencia de los perrhijos ha marcado una era totalmente nueva para las relaciones entre perros y seres humanos. Los establecimientos han tenido que adaptarse para recibir a nuestros animales de compañía bajo la etiqueta “pet friendly”.

A pesar de este gran paso, se requiere que estos lugares permitan la libertad de que los perros puedan comportarse naturalmente, en lugar de establecer reglas sociales que no pueden ni deben cumplir. 

Estamos hablando de una sociedad que todavía no está lista para incluir a los perros en este tipo de espacios, pero también hay otras plazas que incluso permiten el acceso caminando a los perros, pero insisto, ahí el tema es que entre más espacios nos vayan abriendo para poder ir con nuestros perros, la idea es que respetemos las normativas de estos lugares para que poco a poco se vayan generando estos espacios

Ambos expertos coinciden en que para tener una relación sana con nuestras mascotas y demostrarles nuestro cariño, basta con que puedan acceder a sus vacunas, una alimentación adecuada para ellos, así como proporcionarles un lugar de refugio y no maltratarlos.

También es válido protegerlos de las condiciones climáticas extremas con un suéter, pero sin someterlos a comportamientos que no son propios de su especie.

El caso de Lola, ella tiene sus cosas que hacer de perro que es jugar, es morder, es oler, es ladrar. Ellos son animales que tienen necesidades completamente diferentes a nosotros, que necesitamos como compañeros cubrir esas necesidades y protegerlos de lo que tenemos que protegerlos, pero hay una línea muy delgada entre proteger y sobreproteger y por supuesto, integrarlos en nuestro núcleo familiar

Para el académico universitario, la integración de los también llamados “lomitos” al núcleo familiar ha mejorado el trato hacia ellos, ya que se preocupan más por su salud y ponen mayor atención a sus cuidados

No obstante, señala el riesgo de concebir a un perro como un hijo. Si bien, al domesticar a un animal, se limita su condición natural, humanizarlo puede ocasionar que se pierdan de vista sus necesidades básicas como animal.

Ahora lo vemos más en el hospital, que cada vez más personas acceden a hacer tratamientos que antes no se tenían, pagar más dinero por la atención, tratarlos de la manera más adecuada pero no llegar a un límite de exageración. Entonces sí ha habido un mejor trato a los animales, pero nosotros lo que tenemos que asegurar para su bienestar es que tengan alimento, donde vivir, que no sufran, que no tengan miedo, que no tengan dolor y que sobre todo les permitan tener la libertad de tener su comportamiento normal

PAN DE AMASIJO, TRADICIÓN QUE SOBREVIVE EN TOLUCA

Daniela Sandoval.

El olor a pan recién horneado producto de varias horas de amasado es lo primero que te recibe al entrar a Lerdo Oriente 420, domicilio donde se ubica la Panadería del Río, una de las pocas panaderías de amasijo que sobreviven en la ciudad de Toluca.

Establecida en la década de los 30, este negocio guarda una tradición familiar que se ha heredado por cinco generaciones, quienes han aprendido el proceso artesanal de la panadería y lo han mantenido vigente hasta nuestros días. 

Manuel Calzada Hernández es el actual dueño de una de las panaderías más icónicas de Toluca, quien inició en este oficio a los 12 años después de que su abuelo, Apolinar Calzada, llegó a la capital mexiquense proveniente del municipio de Tenango del Valle, que tiene una larga tradición panadera, y fundó “Panadería del Río” que desde aquel entonces se localiza en la misma dirección

Nació en 1934, es una herencia de familia. Primero estuvo mi abuelo, después pasó a manos de mi papá, se murió mi papá y se quedó mi abuela materna y se fue sucediendo y así llegó hasta mí. Ellos vienen de Tenango, de allá eran mis abuelos, mi papá y mis tíos nacieron también allá pero vinieron a Toluca para buscar nuevos horizontes y se quedaron a vivir aquí. Después nacieron mis hijos y todos saben el oficio pero lo fueron dejando porque lo que estudiaron lo aprovecharon

El pan es uno de los elementos más presentes en la cultura culinaria de las familias mexicanas y mexiquenses; forma parte de sus tradiciones, celebraciones y reuniones, de ahí que existan miles de negocios enfocados a este oficio en la ciudad y en todo el país.

Uno de los métodos más antiguos para elaborar pan es el amasijo, que se remonta a los primeros años del México colonial según datos de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora y Similares en México, CANAINPA

Los amasijos tuvieron un papel muy importante en las ciudades capitales como Toluca, ya que eran los puntos centrales en los que convergían personas de distintas demarcaciones aledañas que llegaban a la ciudad en busca de mejores oportunidades

Durante esta época, las panaderías de amasijo en un principio fungían únicamente como el lugar donde se elaboraba pan, no contaban con expendios propios, ya que eran centros de abastecimiento para otros lugares como mercados, tiendas de comestibles e inclusive se llevaba el pan a domicilio, como lo hacía Don Manuel cuando era niño. Así fue que muchas familias, como la de Apolinar Nava, se mudaron a Toluca para buscar una mejor calidad de vida para sus hijos y nietos.

Yo empecé a trabajar aquí como mozo, llevaba pan, lo vendía, lo entregaba y así empecé desde los 14 años y hasta la fecha siempre he estado aquí, es una herencia de mis abuelos. Pues lo repartía a domicilio en la ciudad, iba hasta Isidro Fabela o 5 de mayo y además gente que venía a comprar, por eso había la necesidad de levantarse temprano porque a las 5 o 6 de la mañana ya había gente que quería pan. Ahora vienen ya por él, ya no tenemos que repartilo, ahora nos podemos dar ese lujo. 

Los protagonistas de esta técnica de panadería mexicana son agua, harina y sal, que se amalgaman de manera artesanal sin hacer uso de maquinarias o ingredientes industrializados para hornear el pan y en su lugar se ocupan hornos de barro o piedra que funcionan con el uso de gas o, incluso, a la leña, según explica la especialista en gastronomía y egresada de la Universidad Autónoma del Estado de México, Ana Guadarrama Espinosa. 

El pan de amasijo se refiere específicamente al pan que se hace, primero, de una manera muy artesanal con un prefermento y en lugar específico donde se amasa se llama “sijo”. Tiene elementos básicos como el lugar donde se guarda el prefermento o la masa madre y la mesa de madera y se fermenta ahí mismo y su horno de piedra

El conocimiento de esta técnica permitio el nacimiento de diversos negocios familiares dedicados a este oficio, lo cuales se instalaron, principalmente, en el primer cuadro de la capital mexiquense a principios del siglo pasado y que incluso retomaron nombres alusivos a la ciudad como el caso del  amasijo San José, en referencia al Santo patrón que le pertenece a la ciudad de Toluca, de acuerdo con la tradición católica. 

En el caso de la Panadería del Río, su nombre hace alusión al Río Verdiguel, el principal cuerpo de agua que abastece a los habitantes de la capital del Estado de México y que pasa exactamente frente a este local. 

Cuando Apolinar Calzada llegó a la capital mexiquense, este río se encontraba descubierto y era la primera referencia de las personas que acudían a comprar a esta panadería, así fue que se quedó con el nombre «Panadería del Río«. 

Tiene importancia ya que al ser la capital del estado de aquí salía el pan. El amasijo no era como ahora lo conceptualizamos donde se cuece el pan y aparte el expendio, sino que solo se hacía el pan y de ahí se distribuía, entonces eran centros de distribución y no para la comercialización porque los amasijos empezaron como negocios familiares, entonces conforme las familias se fueron diversificando en actividades, se iba perdiendo esta tradición. Aquí en Toluca sobreviven muchos amasijos, hay otros municipios que solo tienen uno o dos y esos le surten a otros municipios. Aquí en Toluca hay todavía bastantes, hay panaderías de mucha tradición que tienen hasta 100 años en los que todavía podemos encontrar el pan como se hacía y seguramente su masa madre es la misma que hace 100 años

Sin embargo, con la expansión urbana y el crecimiento de la población en el Valle de Toluca, la demanda de servicios y productos se incrementó. Esto ocasionó la industrialización de la producción panadera y con ello una disminución de los procesos artesanales, lo que provocó la desaparición de algunos amasijos.

Por la industrialización del pan, ya cuando empezamos a ver que ya no era necesario esta técnica tan matada de estar haciendo con las manos todo, también por eso se llama amasijo porque se amasaba durante mucho tiempo la masa, entonces cuando dejamos de tener esta necesidad de estar todo el tiempo en frente de la masa, cuando se industrializan los procesos pues se pierde un poco esta tradición. 

A pesar de ello, en Toluca  todavía podemos encontrar algunas panaderías que mantienen este método de elaboración de pan como la Panadería del Río que se posiciona entre las preferencias de la población toluqueña por sus famosos pambazos que se elaboran para las celebraciones patrias. 

Cada año es común ver largas filas de personas que se forman para comprar este tradicional pan en el mes de septiembre para dar vida a uno de los platillos más representativos del centro del país durante esta época que, de acuerdo con Don Manuel, es diferente al que elaboran otras panaderías, ya que es una receta secreta que heredó de su familia.

Nos ha dado mucha fama a nosotros la clase de pambazos que hacemos para freír, para elaborarlos con su comida de diferentes formas. Ese pambazo es un secreto de familia, no lo hacen en cualquier parte. En los días 15 de septiembre, casi todo el mes, es muy agotador porque todo mundo viene a comprar pambazo, hacemos bastantes bultos de material para sacar la cantidad de pambazo que solicitan y empezamos a las 3 de la mañana terminando a las 6 de la tarde

Tan solo en el año 2021 y a pesar de la pandemia de COVID-19, durante los seis días previos a la conmemoración del Grito de Independencia, Don Manuel y sus hijos vendieron cerca de 100 mil piezas de pambazos.

Don Manuel y su esposa Teresa tuvieron 10 hijos. Todos ellos aprendieron el arte de elaborar pan, aunque únicamente dos continuaron con el negocio.

Uno de ellos se mudó a Cuernavaca donde estableció una panadería que actualmente es atendida por su hija, es decir, se trata de la quinta generación que continúa con el oficio panadero. Otro de los hijos de Don Manuel, Raymundo Calzada, fue quien tomó la batuta en Toluca de la Panadería del Río desde 2019, cuando su padre dejó de elaborar pan por motivos de salud tras más de seis décadas a cargo del negocio familiar. 

A mí me dio un pre infarto y ya tiene dos años que ya no puedo hacer nada, solo estoy supervisando. Me encargué durante 60 años, yo empecé desde chico, como desde los 11 años, estuvo a mi cargo, yo lo levanté un poco, le di éxito hasta donde pude. Tengo cuatro hijos que son contadores y tres hijos que no les gustó el oficio y se fueron para otro lado y mis tres hijas que son secretarias, es la costumbre que cuando están estudiando y cuando tienen tiempo ayudan, todos los varones e incluso una de mis hijas sabe hacerlo, luego se recibieron y poco a poco fueron dejando el oficio porque lo que estudiaron lo aprovecharon. 

Actualmente  Don Manuel tiene 89 años y aunque él ya no elabora el pan, continúa supervisando la técnica que realiza su hijo Raymundo  y en ocasiones algunos ayudantes, ya que a pesar de nuevas técnicas y tecnología panadera, se sigue haciendo el pan a mano y a la leña, como cuando se fundó este negocio familiar

Sobre todo va pasando el tiempo y se va modernizando, van saliendo cosas nuevas así como las antiguas. Por ejemplo, tenemos el pan blanco que lo elaboramos todavía a mano y hay panes que ya perdieron su forma de hacerse como antiguamente se hacía, ahora lo que va saliendo nuevo lo vamos adquiriendo y lo vamos experimentando. Nosotros empezamos trabajando a mano, casi toda la vida hemos trabajado a mano, excepto últimamente que hicimos la compra de una batidora, pero es lo único que tenemos para elaborar para que no se pierda el estilo o la forma de trabajar antiguamente porque es muy diferente y el pan sabe distinto. La batidora solo nos ayuda cuando no hay gente para trabajar 

Aunque tradicionalmente el bolillo se relaciona con el pan de amasijo, la realidad es que se puede elaborar cualquier pan de dulce con esta técnica

Con el pasar de los años, muchos panes ya no se elaboran actualmente y muchos otros que se han creado desde entonces, pues con el amasijo se puede hacer una gran variedad de pan como las tradicionales conchas, mantecadas, donas, entre otros. 

La gente relaciona mucho el pan de amasijo con un bolillo y en realidad el pan de amasijo es todo el pan que se realiza con ese proceso o en ese lugar respetando los tiempos de fermentado, con super fermento, con masa madre, es decir, todo el pan que sale de ahí es pan de amasijo.  

Hoy en día la técnica del amasijo se ha retomado por algunas panaderías fundadas por gastrónomos con la utilización de la masa madre y la fermentación lenta. Lo que buscan estas nuevas generaciones de panaderos es no dejar morir los métodos artesanales y remontarse a las tradiciones mexicanas y mexiquenses, pues además de utilizar materias primas más naturales, también cuentan con múltiples beneficios para la salud

Yo siento que Toluca es una ciudad muy tradicional, entonces es muy difícil despegarse de los clásicos, entonces tenemos panaderías de hace 100 años justamente por eso. Afortunadamente ha logrado mantenerse porque es un pan muy rico, que tiene beneficios a la salud porque es un pan que es distinto, entonces se ha logrado conservar hasta cierto punto y ya tenemos panaderías que tienen nuevas propuestas con gastronomos a cargo y está padre que nuevas generaciones estén retomando la masa madre, las técnicas tradicionales porque esto nos ayuda a conservarlo. Siendo Toluca una ciudad de tanta tradición es importante que se mantengan estas cosas, si no tal cual, sí lo más cercano para satisfacer al público y mantener la tradición viva y mantener a los negocios. 

Si bien aún existen otros amasijos en la capital mexiquense como la Panadería Número 1, la Panadería Millán, el amasijo San José, amasijo “La Antigua” y el amasijo “Hidalgo”, la Panadería del Río continúa siendo uno de los lugares favoritos para comprar pan tradicional en Toluca por su sabor y por el proceso que en esencia sigue siendo el mismo de hace casi ya un siglo. 

El orígen matlazinca

El municipio de Toluca de Lerdo está cumpliendo 500 años de fundación. De acuerdo con historiadores fue el 19 de marzo de 1522, cuando un grupo de misioneros españoles lo nombraron “San José de Toluca”, que tras años de constante evolución se ha convertido en una de las urbes con mayor trascendencia para el país.

Sin embargo, en un inicio, el Valle de Toluca, situado a más de dos mil 600 metros sobre el nivel del mar, fue hogar de un pueblo de origen otomangue que salió del mítico Aztlán, y cuyos integrantes encontraron en el año 1120, en lo que hoy conocemos como río Lerma, las condiciones favorables para el cultivo de maíz, frijol, calabaza, entre otros alimentos,  nos referimos a los Matlatzincas.

Matlatzinca, en náhuatl significa “los señores de la red” o “los que hacen redes” y deriva de mátlatl o red con la que se desgranaba el maíz, además de zinti, que significa reverencial y catl: gentilicio, así lo señaló Fray Bernardino de Sahagún. También se les llamó honderos, ya que este grupo utilizaba este artefacto para lanzar piedras y cazar animales silvestres, destacó el académico del Colegio Mexiquense, Raymundo Martínez García.

Los Matlatzincas, era gente de raigambre mesoamericana y en ese sentido tenían características culturales muy afines, cultivaban el maíz, el huautli, frijoles, calabazas, eran gente de tradición agrícola que tenía entre otras características dedicarse a la cestería, por su cercanía al río que ahora conocemos como Lerma y nos dice que el origen del gentilicio, Matlatzincas les llamaban por ser gente de la red, porque la usaban para muchas actividades y porque rendían culto a una de sus deidades, al dios coltzin

En el Valle del Matlatzinco, se fundaron sitios importantes, dos de ellos sobresalen, Teotenango y Calixtlahuaca. El primero fue un centro cívico-religioso, que posteriormente se designó como espacio militar, y se ubicaba en la cima del cerro Tetépetl, en él, residían sacerdotes y gobernantes, además de artesanos, artistas, comerciantes, sirvientes, entre otros.

El valle de Toluca era el centro de dominio de los Matlatzincas, donde estaban los principales señoríos de Toluca, Calixtlahuaca, Tlacotepec, Calimaya, Metepec, en fin una serie de señoríos como Tenango y Tenancingo, ya que era una zona fértil. Como lo hemos señalado productora de maíz

En el caso de Calixtlahuaca, se ubicaba en la cima del cerro Tanismó, se componía de 17 monumentos, el más importante era dedicado a Quetzalcóatl. La población de este asentamiento se encontraba en la zona occidental del río Lerma, una de las más fértiles del Valle Matlatzinca, una tierra codiciada por muchos grupos, a los que “los señores de la red” se tuvieron que imponer para mantener su dominio, señala en el libro “Matlatzincas: Pueblos Indígenas del México Contemporáneo” de la etnohistoriadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, Alma García Hernández.

En el mismo texto, la especialista destaca que existieron diversas movilizaciones a Teotihuacán, que derivaron en el decremento y posterior incremento de la población sumado a importantes intercambios culturales. Entre las causas de la desaparición de los Matlatzincas del Valle de Toluca, destaca la dominación del señorío mexica, encabezado por Axayácatl,  por lo que tuvieron que rendirle tributo, además, de la conquista del Valle del Matlatzinco en 1560 por los españoles, todo ello derivó en el éxodo a diversas regiones como la purépecha, entre otras.

ACTUALIDAD DE LOS MATLATZINCAS

Actualmente, y a pesar de haber dominado un amplio territorio en el Estado de México, además  de entidades como Michoacán y Guerrero, los Matlatzincas se han visto reducidos a una sola comunidad: San Francisco Oxtotilpan, en el municipio de Temascaltepec, ubicado a 36 kilómetros de la ciudad de Toluca, a los pies del Xinantécatl

De acuerdo con Alma García Hernández, la principal actividad de subsistencia en San Francisco Oxtotilpan es la agricultura de temporal. La dieta básica del poblado consiste en maíz, frijol, chile, habas, hierbas del monte, hongos, mientras que la carne se consume principalmente en las festividades del santo patrono el 4 de octubre

La población Matlatzinca de Temascaltepec, mantiene diversas tradiciones que han perdurado hasta nuestros días. De acuerdo con el profesor e investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México, Jaime Enrique Cornelio Chaparro, las ceremonias del día de muertos, la bendición de semillas en las épocas de sequías, o bien la petición de lluvias o protección de los campos, provienen de  raíces prehispánicas, lo que les ha permitido obtener ingresos extraordinarios a los pobladores de la región con las visitas de los turistas durante la realización de estas celebraciones 

Sin embargo, destaca el culto al Nevado de Toluca o Xinantécatl. En el texto “Matlatzincas: Pueblos Indígenas del México Contemporáneo”, la autora señala que éste forma parte de la preocupación del hombre y la mujer por controlar los fenómenos climáticos, además destaca, que es una manifestación de su relación con las actividades productivas básicas para la reproducción y sustento de su comunidad. Por lo que a los cerros y lagunas, a los que los matlatzincas prehispánicos consideraban lugares sagrados, se les veneraba, de acuerdo a esa cosmovisión milenaria.

Por ello, al Xinantécatl, se le hacían ofrendas en las lagunas del Sol y la Luna para propiciar las lluvias y la fertilidad de la tierra; sin embargo, en la actualidad, los Matlatzincas de San Francisco Oxtotilpan, realizan una peregrinación al Nevado de Toluca para llamar a las lluvias, que son indispensables para sus labores agrícolas, ya que la montaña, destaca García Hernández, está asociada a  la fertilidad de la tierra a través de la lluvia.

En este sentido, Cornelio Chaparro, enfatiza que con motivo del aniversario de la fundación de Toluca, se debe reconocer la importancia de los Matlatzincas para la cultura del municipio, ya que aún hay muchas cosas por aprender a los dueños del Valle del Matlatzinco.

Es un buen momento para reconocerles y honrarles incluso, porque es un patrimonio cultural más valioso que tenemos y ahora en estos festejos de los 500 años de Toluca, pues no podemos dejar de lado el origen de todo y ese está ahí, y quienes preservan ese origen están ahí también y aún tienen mucho que aportarnos y enseñarnos en relación de vivir en comunidad y sobretodo con la naturaleza

PÉRDIDA DE LA LENGUA

Uno de los problemas que también enfrentan los Matlatzincas es la pérdida de su lengua, una de las cuatro originarias que se hablan en el Estado de México. Esta lengua forma parte de la familia lingüística otopame. De acuerdo con el Censo del 2020 del INEGI, en la entidad más de 300 mil personas de tres años o más, hablan una lengua indígena. Respecto a la matlatzinca, solo se contabilizaron mil 76 hablantes, es decir el 0.3 por ciento de las personas que hablan una lengua indígena en la entidad.

Sin embargo, el académico auriverde señaló que son los adultos mayores quienes más lo hablan, en gran medida porque todas sus tradiciones se desarrollan a través de la misma. Y si bien se podría decir que cada vez hay menos hablantes, principalmente por actos de discriminación, actualmente hay jóvenes que desarrollan diversas actividades como cursos para  mantenerla viva, incluso señaló que con ello, su habla va en aumento. De acuerdo al INEGI, en 2010, solo existían 909 hablantes de la misma en toda la entidad.

La pérdida de la lengua, es un problema en general como todos los pueblos originarios. Solo la gente mayor es la que la práctica más ya que incluso aún encontramos adultos mayores que no hablan en español o castellano, y si se ha perdido es por factores sociales. Porque hasta la fecha como sabemos sigue habiendo discriminación, sin embargo las cosas han ido cambiando y quienes han tenido conciencia de esto son las nuevas generaciones. Si tú me dices que en el último censo había más de mil hablantes, creo que está bien porque hace 20 años cuando fui, eran menor el número de hablantes

Otro de los los factores que abona a la poca práctica de la lengua matlatzinca es la fuerte migración que enfrenta la población de San Francisco Oxtotilpan, ya que hombres y mujeres jóvenes, a partir de los 16 años, migran a la Ciudad de Toluca o al Valle de México en búsqueda de mejores alternativas económicas, destaca Alma García Hernández.

Han pasado 500 años de la fundación de “San José de Toluca”, y aunque la dinámica los ha obligado a mantenerse alejados del municipio al que dieron origen años antes de la llegada de los españoles, la cosmovisión y tradiciones Matlatzincas aún se mantienen.

FOMENTAR LA IDENTIDAD

Con el objetivo de conocer más sobre este grupo, diversos arqueólogos nacionales y extranjeros han puesto en marcha proyectos para recuperar su historia, tal es el caso de la investigación que realizan en el cerro Toloche, ubicado en la zona norte de Toluca, donde, de acuerdo al profesor e investigador, Ricardo Jaramillo Luque, se ubicaba el centro ceremonial matlatzinca dedicado a una de las deidades más importantes, el dios Tolo.

El proyecto fundamental para la ciudad, ya que el origen de Toluca, la toponimia, el nombre, todo nos lo da la época prehispánica. La cabecera del señorío Matlatzinca en Toluca, estaba donde hoy habitamos. El centro cívico religioso es el actual sitio arqueológico del cerro del Toloche, pero toda la parte norte, desde el río Verdiguel hacia la ladera sur de la sierrita de Toluca es el viejo y antiguo asentamiento que viene desde época prehispánica y que va a permitir a la llegada de los españoles y en la década de los 20 del siglo 16, fundar la ahora Ciudad de Toluca, en ese entonces una Villa

Durante las exploraciones se han encontrado diversas piezas Matlatzincas que dan muestra de los intercambios culturales que tuvieron con Teotihuacán y el Valle de México. Con ellos, los especialistas esperan poder rescatar la historia de su asentamiento y abonar a recuperar la identidad matlatzinca entre la población del municipio que dominaron en el periodo posclásico entre el año 1100 y 1480

EL GRITO QUE ENSOMBRECE AL FÚTBOL MEXICANO

Oscar Villa.

SURGIMIENTO DEL GRITO HOMOFÓBICO

En el año 2003, un grito comenzó a inundar las gradas de los estadios de fútbol profesional del país, durante los despejes de los porteros visitantes.  Al unísono hombres y mujeres, mientras agitaban las manos, lanzaban un clamor lejano a la pelota y al terreno de juego y que lacera a integrantes de la comunidad LGBTTTIQ+  ya que esa palabra, que aún se escucha en algunos resquicios de los estadios, es la última que se le pronuncia a algunas personas antes de ser asesinadas. 

Qué pasa cuándo afuera ésta palabra, ya no representa lo mismo que en la cultura del fútbol, representa otras formas incluso de violencia directa o indirecta, cuando en la calle a las personas del mismo sexo se les grita ésta palabra o cuando, y eso que hay mucha gente que no lo sabe, que puto es la última palabra que escucha muchas personas antes de morir

Durante el mundial de Brasil 2014, la afición mexicana estuvo en el ojo público mundial por las expresiones en los estadios, incluso, la Federación Internacional de Fútbol Asociación inició un procedimiento disciplinario contra el país por los gritos homofóbicos que realizaron los seguidores en los dos primeros partidos del torneo, hechos que se han repetido en partidos de diversos torneos, hasta que por fin la máxima organización deportiva en el mundo del balompié, decidió sancionar al cuadro azteca.

Hasta noviembre de 2021, la Federación Mexicana de Fútbol había sido sancionada en 17 ocasiones. En algunos casos con partidos sin aficionados en las tribunas o con multas económicas que ascienden a más de 656 mil dólares, alrededor de 13.7 millones de pesos mexicanos por casi una veintena de castigos.

¿ES HOMOFÓBICO?

A partir de entonces, el debate se trasladó a tratar de definir si el grito era homofóbico o solo una expresión de desahogo. De acuerdo con el texto emitido por la Universidad de Guadalajara titulado “Liberador pero homofóbico, el famoso grito de aficionados mexicanos en el fútbol” del 26 de junio de 2018, destaca que si bien el fútbol es una válvula de escape para amplios sectores sociales, en él suelen expresarse palabras obscenas que tienen una función de catarsis, y que cuentan con significados metalingüísticos, es decir, que van más allá de lo literal , expresaron especialistas en psicología de dicha institución. 

Para la titular  de la Coordinación Institucional de Equidad de Género de la Universidad Autónoma del Estado de México, Rocío Álvarez Miranda, esta clase de prácticas discursivas son discriminatorias, pues revelan  la normalización social de la distinción. Enfatizó que normalmente éstas son más evidentes durante una violencia colectiva, efectuada por una “masa contagiada”, como la llamaría el sociólogo francés Gustav Le Bon, ya que en ese momento se suprime la racionalidad y es ahí donde la persona puede exteriorizar acciones, sentimientos o pensamiento que no harían individualmente. 

La violencia colectiva en masa se genera cuando se suprime la racionalidad respecto al hecho discriminatorio o de violencia que se está generando para seguir la corriente de los otros que discriminan que promueven la violencia dentro de esos espacios, el evitarlo se logra al recupera la crítica y la racionalidad respecto del impacto de los mensajes que estamos lanzando y que generé una percepción de la violencia y se asuma en contra del estereotipo que se nombra

Aunque el argumento principal en defensa para el uso del grito homofóbico es distraer al portero rival durante el partido, la especialista auriverde señala que esta clase de actividades cuentan con una doble discriminación simbólica, una contra las mujeres, ya que se les considera menos para algunas actividades que los hombres han desarrollado históricamente y en segundo lugar contra los integrantes de la comunidad LGBTTTIQ+.

Estás feminizando a los varones. Un varón que se asume homosexual, que es el grito que se genera en los estadios dicen que es una persona afeminada y al ser afeminado eres incompetente y el mensaje simbólico es que dentro de disciplinas masculinas las mujeres no servimos o que todos lo mal que un varón comete tiene que ver con la feminización del mismo. Por eso es una doble discriminación simbólica la que se genera con este grito, uno contra la comunidad LGBTTTIQ+, porque al final estás desacreditando a una comunidad que cada vez es más visible y que hace reclamo por sus derechos humanos y por ser nombrados con respeto y por ser tomados en cuenta con respeto, integración e inclusión y por otro lado estás denostando la cuestión de las capacidades femeninas

Para Juan Carlos Cabrera Pons, especialista en Literatura y Ciencias del Lenguaje y autor del texto “Puto: Normalización institucional de la discriminación en el fútbol”, al insultar a alguien y llamarlo de esa manera, sin importar si es una persona que se reconozca como heterosexual, homosexual, transexual, etc, lo que se busca es disminuir  su valor como ser humano.

En el texto emitido por la Universidad de Guadalajara en su sitio web, la jefa del departamento de letras, Patricia Córdova Abundis, explicó que la palabras obscenas son liberadoras, y en el caso del fútbol, el aficionado busca extenderse a través de las mismas a la cancha y ser partícipe de la competencia; no obstante, implica un daño a la comunidad LGBTTTIQ+, en el segundo país con más asesinatos de mujeres trans  en10 entidades del país, esto de acuerdo con el informe del Observatorio Nacional conformado por organizaciones  de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Trans, Intersexual o Queer, presentado a mediados de 2020.

Mientras que para el también especialista en estudios culturales de la Universidad Autónoma de Chiapas, Juan Carlos Cabrera Pons, estas prácticas discursivas, reflejan  una parte de la  realidad social y cultural que aún vive el país; en un México donde el clasismo, racismo y sexismo son ideologías  de todos los días que se justifican con el adjetivo de “normal”. 

 RESPUESTA DE LA FEMEXFUT

A partir de los primeros señalamientos, la Federación Mexicana de Fútbol ha implementado diversas acciones para tratar de erradicar el grito en las tribunas, desde la emisión de mensajes por parte de los jugadores de la selección nacional previo a los partidos donde exhortan a omitir dicha manifestación, el lanzamiento de campañas como el renombramiento del campeonato local denominado #GritaMéxico, o bien, la puesta en marcha  de lineamientos de control para los partidos de la eliminatoria mundialista celebrados a finales de enero de 2022. De acuerdo con palabras del presidente de la Federación Mexicana de Fútbol Yon de Luisa, estos nuevos lineamientos buscarían controlar el acceso a dos mil personas que se registrarían en un sitio web, y en caso de incurrir en actos discriminatorios durante los cotejos, la federación vetaría a los aficionados por cinco años de los partidos del combinado tricolor.

No obstante, para diversos sectores la respuesta de la Federación Mexicana de Fútbol tiene dos caras, para el defensor de los derechos humanos de la comunidad LGBTTTIQ+ y fundador de la organización Civil, Fuera del Clóset, Ricardo Torres Coyotzin, estas respuestas no han sido suficientes  y no han dado resultados, ya que se debe concientizar no solo a los aficionados, sino a los mismos integrantes del mundo del futbol, donde también se reproducen estas prácticas discursivas discriminatorias, como la ocurrida cuando el entrenador de los “Bravos de Ciudad Juárez”, Ricardo Ferretti, se negó, durante una conferencia de prensa, a cederle la palabra a los periodistas varones, no sin antes preguntar si había mujeres o “maricones”. 

Yo no creo que haya existido un avance, para mí la respuesta ha sido muy tibia y lo vemos con la sede de la Copa del Mundo, se realizará en Qatar, un país donde hay leyes que prohiben la homosexualidad y que la castigan incluso hasta con la pena de muerte, Estrategias faltan, no se acabará al impedir que la afición vaya a los estadios por eso creo que hace falta una representación dentro de las figuras del fútbol. O veremos lo que pasa como con el Tuca Ferretti, cómo sacó el discurso. Esa representación de las figuras nos puede ayudar a ver qué aún vivimos en un contexto machista, misógino, patriarcal, homofóbico, transfóbico, y que necesitamos trabajar en concientizar a las personas del mundo del fútbol, como los mismos jugadores

No obstante para la especialista del CIEG de la UAEM, Rocío Álvarez Miranda, la puesta en marcha de campañas legales por parte de organismos como la FEMEXFUT y sanciones en diversas instancias deportivas, son parte fundamental para la erradicación del grito de los estadios, no obstante, aún queda trabajo por hacer y éste se enfocará en la educación de diversos sectores que tienen arraigadas las prácticas discriminatorias

No es un primer paso, porque ya llevamos avance desde 2015 viendo que en el deporte hay una serie de campañas y acciones legales y sanciones que han sido importantes para cambiar la dinámica del deporte y del público en el deporte pero nos falta mucho a nivel educación de nuestra sociedad, sin embargo creo que las instituciones, los clubes deportivos y todas estas instancias que se encargan del deporte están colocando su granito de arena. Me parece que la FIFA ha hecho un buen trabajo en el sentido de que ya no solo hay una multa a quien genere discriminación sino que también está promoviendo a trapes de nuevas medias oficiales en diversos países en el mundo apoyados en figuras éticas del mundo del deporte

Para la FIFA, o al menos para su presidente, Gianni Infantino, las medidas adoptadas por la FEMEXFUT contra el grito homofóbico no son satisfactorias. Durante una visita a la sede mundialista de 2022, en entrevista para Televisa, resaltó que han trabajado con los directivos mexicanos, ya que la intención es que las familias que acudan a los estadios en el Mundial, puedan vivir un ambiente sin insultos y lejos de escenarios violentos, tantos en las gradas como en la cancha, en Qatar, un país donde  la homosexualidad se considera delito, que puede ser castigado con siete años de cárcel o incluso sentenciados a muerte, de acuerdo con  la ley islámica

EDUCAR PARA ERRADICAR 

Para la especialista universitaria Rocío Álvarez Miranda y  para el defensor de derechos humanos, Ricardo Torres Coyotzin, aún queda mucho por hacer para erradicar este grito de las tribunas, destacan la necesidad de concientización y educar a medida que cambia la sociedad

Del mismo modo se debe incluir en estos trabajos al Estado, organizaciones civiles y los entes deportivos para abonar al cambio, ya que se puede dar un aprendizaje por imitación, donde las nuevas generaciones  reprueben  estas prácticas discriminatorias y en su lugar,  adopten nuevas acciones educativas, enfatizó Álvarez Miranda.

Asimismo, para Cabrera Pons analizar el grito homofóbico ofrece la oportunidad para revelar y analizar aspectos culturales que influyen en la vida de las personas. De igual manera subraya que debemos comprender que el fútbol es una práctica significante que revela aspectos de la cultura de quienes la practican, e influye en la vida y subjetividades de los actores en un escenario mundial. Destacó que por ello, como aficionados, debemos reflexionar sobre las prácticas discursivas que se realizan en torno a las actividades deportivas, y ver que algunas  personas que trabajan por  resignificar las palabras, pertenecen a grupos históricamente excluidos, menospreciados, invisibilizados o perseguidos.