Archivo de la etiqueta: Niñez

SOCIALIZAR DURANTE LA NIÑEZ TRAS PANDEMIA DE COVID-19

Daniela Sandoval.

Ansiedad, estrés y aburrimiento son algunos de los estragos que dejó el confinamiento por la pandemia de COVID-19 en niñas y niños, al alejarles de la escuela y de sus amigas y amigos.

Paulina, una madre de familia, relata cómo afectó a su hija Sofía el estar tanto tiempo en casa

Le dio ansiedad porque empezó con que no podía respirar y pensamos que era por lo mismo del COVID, pero la llevamos al doctor y nada. Su mismo encierro era por lo que no podía respirar, entonces le pusimos cubre bocas, careta y ya empezó a salir por ratitos

Y es que el encierro no sólo modificó los métodos de enseñanza-aprendizaje, sino que también limitó la convivencia que las niñas y niños experimentaban en sus salones de clases, cambiando drásticamente la forma en que se relacionan con otros. 

EFECTOS DE LA PANDEMIA EN LA NIÑEZ

Entre los daños que generó el cierre de las escuelas se encuentra la falta de socialización y el aumento en los niveles de estrés de la niñez

Sofía como millones de niñas mexicanas dejó de asistir a clases desde marzo del 2020, cuando se decretó el inicio de la pandemia por COVID-19 en nuestro país. 

Cuando comenzó la crisis sanitaria, Sofía cursaba el último año de preescolar, le quedaba poco tiempo para entrar a la primaria. Sin embargo, esta transición se dio en medio del confinamiento. Ella conoció la escuela primaria de manera virtual, con niñas y niños que no había visto en persona.  

Yo me llamo Sofía y tengo seis años y voy en segundo de primaria. Antes en el kinder sí podíamos ir y desde que empezó el coronavirus ya no pude ir y ya tengo ganas de conocer el salón 

Lo que al principio parecía una medida de emergencia de tres semanas para evitar los contagios de COVID-19, se extendió por 18 meses sin poder retornar a la escuela y sin analizar la manera en que el regreso a las aulas podría revertir las afectaciones generadas en las alumnas y alumnos por estos meses de salones cerrados

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia señala que uno de los objetivos de la reapertura de las escuelas es satisfacer las necesidades de la infancia en materia de aprendizaje, salud, y bienestar psicológico y social.

Con el inicio del ciclo escolar 2021-2022 en nuestro país, se anunció el regreso a las clases presenciales. Para Sofía, como para otras niñas y niños, esta es una oportunidad de encontrarse con los compañeros que dejaron de ver hace más de un año o que, incluso, sólo conocían por medio de las clases en línea

Al principio me aburrí un poco porque entré a la primera y dije ya voy a ir a la escuela pero me dijo mi mamá que no y jugaba y jugaba hasta que me aburrí. A mí sí me gustaría ir a la escuela porque no me gusta tanto estar en la casa 

LA ESCUELA COMO AGENTE SOCIALIZADOR

La escuela constituye un espacio importante para el desarrollo social, principalmente en la niñez, que es la etapa en la que las personas aprenden a convivir con otros. Además, la vida escolar fortalece los vínculos afectivos y estimula la empatía, por lo cual este espacio es el medio ideal donde se fomenta la socialización. 

Incluso, una investigación de la Universidad de Ciencias Pedagógicas “Enrique José Varona” en Cuba señaló que la escuela es el núcleo central y primordial de la educación, ya que como institución tiene la tarea de lograr la formación integral de una persona para la sociedad en la cual se va a desenvolver.

En este contexto, el académico de la Facultad de Antropología de la Universidad Autónoma del Estado de México, Juan Trejo Castro, explicó que las instituciones educativas son concebidas como agentes socializadores en la vida de una persona, ya que en ellas se transmiten pautas sociales y valores que ayudarán a la convivencia en grupo, de ahí su relevancia para la vida de una persona.

La escuela es el proceso por el cual nosotros adquirimos hábitos, actitudes, aprendemos y de alguna manera este aprendizaje nos permite establecer este proceso de socialización

Sin embargo, desde que inició la pandemia por COVID-19, las formas en que la escuela incide en la vida de las y los infantes cambió de manera considerable al llevar todas las actividades escolares al entorno virtual

Esta situación dejó de lado un tema fundamental en el desarrollo de la niñez, según señala la académica de la Facultad de Ciencias de la Conducta de la UAEM, Brenda Mendoza González: la dimensión emocional, pues las clases presenciales tenían la característica de combinar las actividades académicas con las recreativas, lo que generaba un entorno adecuado para el crecimiento de las infancias.

El juego en edad preescolar, en la primaria es importantísimo para que los niños puedan regularse, para que puedan atender las reglas sociales, incluso para que puedan controlar su emociones

Sofía tiene una hermana menor, Camila, con quien jugaba después de tomar sus clases en línea. Esta situación le ayudó a no sentirse tan sola. Sin embargo, no todos los niños y niñas se encontraban en la misma condición. En la mayoría de los casos, las únicas relaciones que generaban los infantes eran con sus padres o abuelos, así lo señala el especialista de la Facultad de Antropología

El compañero ideal de un niño de preescolar, es un niño de preescolar, ahora el compañero de banca de este niño es su mamá, un adulto, o puede ser un adulto mayor, el abuelo, o un adolescente, el hermano mayor, es decir, tiene tres tipos de socialización. Debemos cambiar nuestros patrones de socialización pero no podemos estar encerrados culturalmente, el hombre por naturaleza es sociable, necesitamos de otros para socializar más allá de la familia

LA VIRTUALIDAD, ¿UNA NUEVA FORMA DE RELACIONARSE?

Si bien se ha señalado la importancia de convivir físicamente con otras personas, la académica de FACICO señaló que la situación que vivimos actualmente por la pandemia no ha roto los vínculos que hemos creado con otros, sino únicamente se han creado nuevas formas de interactuar.  

Hoy en día tenemos un sinnúmero de aplicaciones como Zoom, Skype, Whatsapp, Google Meet, entre otras, donde la comunicación se mantiene, sin importar donde se encuentren las personas.

En el caso de las infancias, muchas niñas y niños son nativos digitales, es decir, que nacieron en esta era tecnológica y su adaptación es mucho más rápida y sencilla que la de personas adultas.

No se debe pensar que solo en los espacios físicos se puede socializar ya que los niños tienen la capacidad de adaptarse y muchos niños pequeños ya son nativos de esta era tecnológica. Aún existe un vínculo entre los maestros y el alumnado, lo que hizo fue un cambio en la forma en cómo se está desarrollando o estableciendo este vínculo, ahora es virtual pero sigue existiendo

Sin embargo, la socialización que se da en las clases en línea se ha vuelto muy complicada. No todos los niños y niñas que se encuentran en clase encienden sus cámaras, generando con ello un distanciamiento mayor. De acuerdo con el académico Trejo Castro esto se da principalmente porque al estar confinados, se ha perdido la privacidad de nuestros espacios personales como lo es la casa. 

Por este motivo, el especialista consideró que las aulas virtuales deben convertirse en espacios donde no solo se lleven a cabo las actividades académicas, sino que también se promueva la convivencia entre los integrantes del grupo, pues esto abonará a un mejor desarrollo de las niñas y niños

Nosotros como individuos desde el momento en que nacemos nos encontramos en un grupo. El ser humano es el único animal que necesita de esta acogida, de esta relación en grupo para tener una relación social más prolongada y una protección. El grupo nos brinda seguridad, atención y lo más importante, interacción. Entonces el proceso de socialización nos permite aprender un lenguaje, a comportarnos, nos permite desarrollar una personalidad

Para Paulina y Sofía el regreso a clases presenciales representa una luz en medio del confinamiento. Volver al salón es la oportunidad de conocer a aquellas niñas y niños que durante dos años únicamente veía tras la pantalla o, en algunos casos, ni siquiera conocía sus rostros por las dificultades que representa la conexión digital

Yo me baso en ella y siento que a la mayoría les hace falta tener contacto con los demás. Apenas que le dije yo creo que sí vas a regresar a la escuela se emocionó un buen, ya voy a conocer a mi maestra porque no la ha conocido más que virtual y voy a conocer mi salón y a mis compañeros

La pandemia cambió nuestra manera de socializar. Hoy en día, estamos limitados a comunicarnos mediante un dispositivo electrónico o con un distanciamiento físico considerable. 

Si bien, los seres humanos necesitamos de la interacción cara a cara para comunicar nuestras emociones a través de las expresiones faciales y el lenguaje no verbal, esto no debe ser un impedimento para fortalecer los vínculos que hemos logrado tener durante nuestras vidas.

Los especialistas apuntaron a que nuevas formas de socializar son posibles, lo importante es mantener la convivencia con otros, aún en la modalidad virtual, pues no hacerlo podría causar aburrimiento, estrés, enojo y otras emociones que ocasionarían limitantes en el proceso de socialización, especialmente en la infancia.

“Eye See”; cotidianidad de la infancia plasmada en fotografía

Jacqueline Valderrabano.

Fueron más de un centenar de imágenes que Leonardo Sebastián Manuel Solis Araiza, de 13 años, captó con una pequeña cámara fotográfica mientras caminaba junto con sus tres compañeros de equipo por parques y calles del centro de la capital mexiquense.

El diminuto espacio entre los respaldos de dos asientos de un autobús fue el lugar donde Manolo, como prefiere que lo llamen, inmortalizó, en un autoretrato, la alegría que siente por la vida, a pesar del autismo que padece. Seguir leyendo “Eye See”; cotidianidad de la infancia plasmada en fotografía