Archivo de la etiqueta: Matlazincas

El orígen matlazinca

El municipio de Toluca de Lerdo está cumpliendo 500 años de fundación. De acuerdo con historiadores fue el 19 de marzo de 1522, cuando un grupo de misioneros españoles lo nombraron “San José de Toluca”, que tras años de constante evolución se ha convertido en una de las urbes con mayor trascendencia para el país.

Sin embargo, en un inicio, el Valle de Toluca, situado a más de dos mil 600 metros sobre el nivel del mar, fue hogar de un pueblo de origen otomangue que salió del mítico Aztlán, y cuyos integrantes encontraron en el año 1120, en lo que hoy conocemos como río Lerma, las condiciones favorables para el cultivo de maíz, frijol, calabaza, entre otros alimentos,  nos referimos a los Matlatzincas.

Matlatzinca, en náhuatl significa “los señores de la red” o “los que hacen redes” y deriva de mátlatl o red con la que se desgranaba el maíz, además de zinti, que significa reverencial y catl: gentilicio, así lo señaló Fray Bernardino de Sahagún. También se les llamó honderos, ya que este grupo utilizaba este artefacto para lanzar piedras y cazar animales silvestres, destacó el académico del Colegio Mexiquense, Raymundo Martínez García.

Los Matlatzincas, era gente de raigambre mesoamericana y en ese sentido tenían características culturales muy afines, cultivaban el maíz, el huautli, frijoles, calabazas, eran gente de tradición agrícola que tenía entre otras características dedicarse a la cestería, por su cercanía al río que ahora conocemos como Lerma y nos dice que el origen del gentilicio, Matlatzincas les llamaban por ser gente de la red, porque la usaban para muchas actividades y porque rendían culto a una de sus deidades, al dios coltzin

En el Valle del Matlatzinco, se fundaron sitios importantes, dos de ellos sobresalen, Teotenango y Calixtlahuaca. El primero fue un centro cívico-religioso, que posteriormente se designó como espacio militar, y se ubicaba en la cima del cerro Tetépetl, en él, residían sacerdotes y gobernantes, además de artesanos, artistas, comerciantes, sirvientes, entre otros.

El valle de Toluca era el centro de dominio de los Matlatzincas, donde estaban los principales señoríos de Toluca, Calixtlahuaca, Tlacotepec, Calimaya, Metepec, en fin una serie de señoríos como Tenango y Tenancingo, ya que era una zona fértil. Como lo hemos señalado productora de maíz

En el caso de Calixtlahuaca, se ubicaba en la cima del cerro Tanismó, se componía de 17 monumentos, el más importante era dedicado a Quetzalcóatl. La población de este asentamiento se encontraba en la zona occidental del río Lerma, una de las más fértiles del Valle Matlatzinca, una tierra codiciada por muchos grupos, a los que “los señores de la red” se tuvieron que imponer para mantener su dominio, señala en el libro “Matlatzincas: Pueblos Indígenas del México Contemporáneo” de la etnohistoriadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, Alma García Hernández.

En el mismo texto, la especialista destaca que existieron diversas movilizaciones a Teotihuacán, que derivaron en el decremento y posterior incremento de la población sumado a importantes intercambios culturales. Entre las causas de la desaparición de los Matlatzincas del Valle de Toluca, destaca la dominación del señorío mexica, encabezado por Axayácatl,  por lo que tuvieron que rendirle tributo, además, de la conquista del Valle del Matlatzinco en 1560 por los españoles, todo ello derivó en el éxodo a diversas regiones como la purépecha, entre otras.

ACTUALIDAD DE LOS MATLATZINCAS

Actualmente, y a pesar de haber dominado un amplio territorio en el Estado de México, además  de entidades como Michoacán y Guerrero, los Matlatzincas se han visto reducidos a una sola comunidad: San Francisco Oxtotilpan, en el municipio de Temascaltepec, ubicado a 36 kilómetros de la ciudad de Toluca, a los pies del Xinantécatl

De acuerdo con Alma García Hernández, la principal actividad de subsistencia en San Francisco Oxtotilpan es la agricultura de temporal. La dieta básica del poblado consiste en maíz, frijol, chile, habas, hierbas del monte, hongos, mientras que la carne se consume principalmente en las festividades del santo patrono el 4 de octubre

La población Matlatzinca de Temascaltepec, mantiene diversas tradiciones que han perdurado hasta nuestros días. De acuerdo con el profesor e investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México, Jaime Enrique Cornelio Chaparro, las ceremonias del día de muertos, la bendición de semillas en las épocas de sequías, o bien la petición de lluvias o protección de los campos, provienen de  raíces prehispánicas, lo que les ha permitido obtener ingresos extraordinarios a los pobladores de la región con las visitas de los turistas durante la realización de estas celebraciones 

Sin embargo, destaca el culto al Nevado de Toluca o Xinantécatl. En el texto “Matlatzincas: Pueblos Indígenas del México Contemporáneo”, la autora señala que éste forma parte de la preocupación del hombre y la mujer por controlar los fenómenos climáticos, además destaca, que es una manifestación de su relación con las actividades productivas básicas para la reproducción y sustento de su comunidad. Por lo que a los cerros y lagunas, a los que los matlatzincas prehispánicos consideraban lugares sagrados, se les veneraba, de acuerdo a esa cosmovisión milenaria.

Por ello, al Xinantécatl, se le hacían ofrendas en las lagunas del Sol y la Luna para propiciar las lluvias y la fertilidad de la tierra; sin embargo, en la actualidad, los Matlatzincas de San Francisco Oxtotilpan, realizan una peregrinación al Nevado de Toluca para llamar a las lluvias, que son indispensables para sus labores agrícolas, ya que la montaña, destaca García Hernández, está asociada a  la fertilidad de la tierra a través de la lluvia.

En este sentido, Cornelio Chaparro, enfatiza que con motivo del aniversario de la fundación de Toluca, se debe reconocer la importancia de los Matlatzincas para la cultura del municipio, ya que aún hay muchas cosas por aprender a los dueños del Valle del Matlatzinco.

Es un buen momento para reconocerles y honrarles incluso, porque es un patrimonio cultural más valioso que tenemos y ahora en estos festejos de los 500 años de Toluca, pues no podemos dejar de lado el origen de todo y ese está ahí, y quienes preservan ese origen están ahí también y aún tienen mucho que aportarnos y enseñarnos en relación de vivir en comunidad y sobretodo con la naturaleza

PÉRDIDA DE LA LENGUA

Uno de los problemas que también enfrentan los Matlatzincas es la pérdida de su lengua, una de las cuatro originarias que se hablan en el Estado de México. Esta lengua forma parte de la familia lingüística otopame. De acuerdo con el Censo del 2020 del INEGI, en la entidad más de 300 mil personas de tres años o más, hablan una lengua indígena. Respecto a la matlatzinca, solo se contabilizaron mil 76 hablantes, es decir el 0.3 por ciento de las personas que hablan una lengua indígena en la entidad.

Sin embargo, el académico auriverde señaló que son los adultos mayores quienes más lo hablan, en gran medida porque todas sus tradiciones se desarrollan a través de la misma. Y si bien se podría decir que cada vez hay menos hablantes, principalmente por actos de discriminación, actualmente hay jóvenes que desarrollan diversas actividades como cursos para  mantenerla viva, incluso señaló que con ello, su habla va en aumento. De acuerdo al INEGI, en 2010, solo existían 909 hablantes de la misma en toda la entidad.

La pérdida de la lengua, es un problema en general como todos los pueblos originarios. Solo la gente mayor es la que la práctica más ya que incluso aún encontramos adultos mayores que no hablan en español o castellano, y si se ha perdido es por factores sociales. Porque hasta la fecha como sabemos sigue habiendo discriminación, sin embargo las cosas han ido cambiando y quienes han tenido conciencia de esto son las nuevas generaciones. Si tú me dices que en el último censo había más de mil hablantes, creo que está bien porque hace 20 años cuando fui, eran menor el número de hablantes

Otro de los los factores que abona a la poca práctica de la lengua matlatzinca es la fuerte migración que enfrenta la población de San Francisco Oxtotilpan, ya que hombres y mujeres jóvenes, a partir de los 16 años, migran a la Ciudad de Toluca o al Valle de México en búsqueda de mejores alternativas económicas, destaca Alma García Hernández.

Han pasado 500 años de la fundación de “San José de Toluca”, y aunque la dinámica los ha obligado a mantenerse alejados del municipio al que dieron origen años antes de la llegada de los españoles, la cosmovisión y tradiciones Matlatzincas aún se mantienen.

FOMENTAR LA IDENTIDAD

Con el objetivo de conocer más sobre este grupo, diversos arqueólogos nacionales y extranjeros han puesto en marcha proyectos para recuperar su historia, tal es el caso de la investigación que realizan en el cerro Toloche, ubicado en la zona norte de Toluca, donde, de acuerdo al profesor e investigador, Ricardo Jaramillo Luque, se ubicaba el centro ceremonial matlatzinca dedicado a una de las deidades más importantes, el dios Tolo.

El proyecto fundamental para la ciudad, ya que el origen de Toluca, la toponimia, el nombre, todo nos lo da la época prehispánica. La cabecera del señorío Matlatzinca en Toluca, estaba donde hoy habitamos. El centro cívico religioso es el actual sitio arqueológico del cerro del Toloche, pero toda la parte norte, desde el río Verdiguel hacia la ladera sur de la sierrita de Toluca es el viejo y antiguo asentamiento que viene desde época prehispánica y que va a permitir a la llegada de los españoles y en la década de los 20 del siglo 16, fundar la ahora Ciudad de Toluca, en ese entonces una Villa

Durante las exploraciones se han encontrado diversas piezas Matlatzincas que dan muestra de los intercambios culturales que tuvieron con Teotihuacán y el Valle de México. Con ellos, los especialistas esperan poder rescatar la historia de su asentamiento y abonar a recuperar la identidad matlatzinca entre la población del municipio que dominaron en el periodo posclásico entre el año 1100 y 1480