Archivo de la etiqueta: confinamiento

¿FRUSTRÓ COVID 19 LA EDUCACIÓN EN MÉXICO?

Oscar Villa.

Más de 25 millones de estudiantes en México del nivel básico dejaron de asistir a la escuela durante casi dos años tras el confinamiento por la pandemia por COVID 19. Su educación se trasladó de los pizarrones a las pantallas de los dispositivos móviles o bien a la televisión o señal de las estaciones de radio por casi dos años.

Sin embargo, en el regreso a clases presenciales, más de medio millón de alumnos de nivel básico no retornaron a las aulas, así lo destacó la entonces secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez Álvarez, durante el inicio de los trabajos de la Reunión Nacional Plenaria Ordinaria del Consejo Nacional de Autoridades Educativas en 2022. Enfatizó que la deserción ocurría  por varios motivos asociados al virus del SARS COV 2, entre ellos, la falta de recursos económicos y digitales por parte de las familias.

A nivel nacional, de acuerdo con datos presentados por la UNICEF México y la Secretaría de Educación Pública en el “Análisis Integral para el Seguimiento a Regreso a Clases”, el 78 por ciento de la matrícula escolar de nivel básico regresó a las aulas, esto a principios del 2022.  En el ámbito estatal, la cifra fue similar, con 73 por ciento. Este estudio cuenta con una muestra estadística integrada por 29 entidades y con registro del 50 por ciento de las escuelas de dicho nivel en México.

El aprendizaje en las aulas es de vital importancia para adolescentes, las y los niños.  En el artículo de la revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, titulado “La escuela: un escenario de formación y socialización para la construcción moral”, el Doctor en Educación y Sociedad, Carlos Echevarría Grajales, destaca que este espacio cuenta con una doble dimensión e importancia.

Por un lado, permite el desarrollo de la mente humana, es decir, lo referente a la configuración de diversos elementos orientados a los procesos de enseñanza y aprendizaje, mientras que, en un segundo momento, da paso a la experiencia educativa enfocándose en la formación y la socialización.

Entonces ¿qué ocurrirá con los niños y niñas que tuvieron problemas para acceder a sus clases en línea o desertaron?

 A poco más de 40 minutos de la Ciudad de México y a 25 minutos de la capital del Estado de México, Toluca, se ubica el municipio de Ocoyoacac, localidad que de acuerdo con el Instituto de Información e Investigación Geográfica, Estadística y Catastral del Estado de México, en 2020 contaba con más de 19 mil estudiantes, de ellos, tres mil 842 son alumnos y alumnas de secundaria, uno de ellos, pudo ser Antonio.

Toño tiene 13 años y durante el confinamiento por la pandemia de COVID-19 se vio en la necesidad de  dejar la primaria al no contar con algún dispositivo electrónico con el que pudiera seguir sus clases en línea, o bien recibir las actividades que le asignaban sus maestros o maestras. La situación en su hogar era compleja, su madre perdió el empleo en un taller de costura en los primeros meses de la pandemia, en el 2020. Por si fuera poco, su familia dejó de percibir algunos apoyos sociales con los que contaban y que contribuían al sustento de su casa.

Desde que empezó la pandemia, por el celular, como mandaban algunas tareas en el celular, pues ya no pude porque mi mamá no tenía celular y todavía yo tampoco traía celular y mejor ya no le seguí

Si bien, a raíz de la pandemia de COVID-19 se puso en marcha el programa nacional  “Aprende en Casa”, a través del cual los niños y niñas podían continuar con su formación escolar, el hogar de Toño no cuenta con una televisión digital o por lo menos con un decodificador de televisión. Su familia forma parte del 33.6 por ciento que no tiene acceso a internet en el país, de acuerdo a la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad de Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares del 2021 del INEGI, y aunque cuentan con un teléfono celular, éste no tiene acceso a aplicaciones como WhatsApp, Facebook o YouTube.

En el caso de Toño, su abuela es enfática, no tiene dinero para regresarlo a la escuela, no le alcanza con lo poco que tiene.

Y en primera que no me alcanza. Por eso, la secundaria cuesta mucho. El niño dijo que sí. El niño dice que según él iba a seguir. Ahora que este, entre más tiempo iba a ver si iba a ir a verla, a la secundaria abierta, pero a ver ahora, a ver qué dice

Ante este panorama, desde el segundo trimestre de 2022, Antonio se levanta a las siete de la mañana y se alista para trabajar en el taller de aluminio y cristales que se ubica a escasos metros de su hogar. Ahí ayuda a realizar algunas labores y mandados con el objetivo de llevar a casa un poco de dinero que ayude a su familia a subsistir.

Trabajando aquí con los cristales y aluminio Cuevas, a las nueve las horas hasta como a las ocho o nueve o diez de la noche. Son 350 a la semana para luego darle, algunas veces, para el pan a mi abuelita o para lo que necesite de la casa

Con el confinamiento y la falta de recursos económicos en muchos hogares mexicanos, las niñas, niños y adolescentes, no tuvieron la  posibilidad de obtener diversos tipos de aprendizaje, a diferencia de los que sí tuvieron los recursos para continuar estudiando. Esta problemática puede afectar su futuro y en consecuencia el del país, aseguran expertos. Aproximadamente 2.2 millones de alumnos y alumnas se encuentran en riesgo de no haber avanzado en su aprendizaje educativo destacó el Instituto Mexicano Para la Competitividad, ya sea porque no pudieron conectarse a las clases por falta de internet, dispositivos o bien porque dejaron la escuela definitivamente.

Para el académico del Centro de Investigación Multidisciplinaria en Educación, de la Universidad Autónoma del Estado de México, David Aarón Miranda García, hubo aprendizaje en cada niño, niña y adolescente; sin embargo, se perdió una gran oportunidad para mantenerse acorde a los planes educativos, ya que hubo poca profundidad en los contenidos que pudieron abordarse durante las clases a distancia.

Si vemos el escenario negativo, hubo pérdida de aprendizaje, más bien pérdida de oportunidades de aprendizaje, derivado primero de esta condición emergente que a todos nos tomó por sorpresa y después de una improvisación siempre desfasada en relación con las oportunidades para enseñar a los jóvenes, a los niños que estaban en casa

No obstante, para el también investigador en temas escolares como el bullying, el plano educativo no fue el único que se vio afectado durante el confinamiento por la pandemia de COVID 19, sino que además, el área social, el ámbito físico y hasta el emocional también tuvieron modificaciones o alteraciones en la vida de los niños, niñas y adolescentes.

Las proyecciones de entidades como el Banco Mundial no son positivas o esperanzadoras, en el informe, “Simulating the potential impact of COVID-19 school closure on schooling and learning outcomes, enfatiza que más de mil millones de alumnos habrían quedado fuera de las aulas en el mundo, como ocurrió con Toño.

Por otro lado, en un evento en conjunto con UNESCO, UNICEF y el Banco Mundial denominado “Misión: recuperar la educación en 2021”, los organismos estimaron que el cierre de las aulas por más de un año, como fue el caso de México y otras naciones del mundo, se vería reflejado en pérdidas por más de 10 billones de dólares en ingresos económicos para las generaciones de estudiantes que se vieron afectadas.

Por su parte, la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey y la organización México Evalúa, sugieren en el estudio “Educación Pospandemia: ¿Cómo va el regreso a clases?”, que los estudiantes más pobres fueron los más afectados durante este tiempo. Respecto a aquellos que presentaban problemas de aprendizajes previo a la pandemia indican que también vieron dañado su proceso cognitivo y que las matemáticas es la asignatura que más conflicto causó a los y las estudiantes.

De igual manera en el estudio sugieren que el panorama complejo se incrementa debido a que la enseñanza que recibieron niños, niñas, adolescentes y jóvenes en estos años no alcanzará, sobre todo en nivel superior, para cubrir perfiles requeridos en el sector productivo, por si fuera poco, los costos-beneficios de la capacitación de jóvenes no serán atractivos para las grandes empresas por los altos costos que implican.

En una sociedad donde a mayores saberes, mayor la remuneración económica, la preparación académica resulta fundamental, como lo destaca el académico Cuitláhuac Pérez López de la Universidad Pedagógica Nacional.

Pero la sociedad se puede complejizar y demanda de los ciudadanos una serie de habilidades y conocimientos de mayor complejidad. Ahora, eso tiene que ver con la alfabetización, lectura, escritura, básicamente pensamiento matemático. Pero ahora se incluye también el uso de recursos tecnológicos digitales, porque si no estás fuera de la jugada es impensable que alguien pueda tener un trabajo importante sin el uso de ese tipo de recursos

Para la académica del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, Violeta Rodríguez del Villar, aún queda trabajo por hacer en el regreso a las escuelas, debido a que, en algunos casos, los espacios académicos no contaban con el suficiente material ni recursos económicos para que las alumnas y alumnos vuelvan bajos los protocolos sanitarios que se establecieron.

En información publicada por la UNAM, en el artículo titulado, “Regreso a la escuela, ¿híbrido o presencial?”, la especialista subrayó que año con año  el sector educativo ha tenido recortes presupuestales, tan solo en 2021 fue afectado hasta con 15 por ciento menos, por lo cual, padres y madres de familia optaron por no regresar a sus hijos a las aulas, en gran medida porque no se les puede garantizar seguridad sanitaria, o bien contar con instalaciones adecuadas para las actividades presenciales.

Sin embargo, en el mismo texto, la académica de la Facultad de Psicología de la máxima casa de estudios del país, María Teresa Monjarás Rodríguez resalta las bondades del regreso presencial a clases, ya que ayuda a dotar a los menores de aprendizajes que favorecen su desarrollo cognitivo, los cuales contribuyen a su desarrollo emocional, principalmente en los adolescentes, quienes que enfrentan una etapa de cambios físicos, psicológicos, emocionales y sociales.

Monjarás Rodríguez enfatizó que, en el caso de los y las niñas de preescolar, el regreso a clases presenciales traería una hiperactividad, o bien en la demostración de emociones luego que algunos infantes perdieron figuras parentales durante la pandemia. Resaltó que, por ello, el papel de las y los docentes es importante,  por lo cual deben desarrollar habilidades para brindar una contención emocional.

A diferencia del académico auriverde, David Aarón Miranda García, quien destaca que los planes de estudios abordados durante la pandemia no tuvieron la profundidad necesaria, el especialista de la Universidad Pedagógica Nacional, Cuitláhuac Pérez López subraya que, con el regreso a clases presencial, se podrá resarcir aquellos aprendizajes esperados para los diversos rangos de edad.

Una decisión que tomó la humanidad para mitigar los efectos de la pandemia. Ahora, con respecto a tu pregunta de si se puede nivelar, por supuesto que los seres humanos tenemos esta gran capacidad, partiendo desde la plasticidad del sistema nervioso central hasta la gran capacidad de adaptación a los entornos, porque nos pusimos en stand by, por llamarlo de alguna forma, probablemente en el desarrollo de los niños. Sin embargo, desarrollaron otro tipo de habilidades que tiene que ver con el trabajo y la vinculación a través de medios digitales, que no es la condición natural de los humanos. La condición actual en las relaciones humanas es, cara a cara, el contacto físico, el ver al otro, el escucharlo, el olerlo, el tocarlo, cosa que no se puede a través de medios digitales

Pérez López, destacó que ha dado seguimiento a diversos niveles educativos, donde ha encontrado que no se identifican afectaciones en el plano emocional en los menores, mientras que en el plano académico se estarían nivelando los conocimientos en los meses siguientes a su retorno presencial.

Si bien el panorama no luce alentador para los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que no pudieron tomar sus clases a distancia y que abandonaron las aulas, diversos especialistas señalan que aún se puede solucionar este problema, pero debe existir un plan en el que las autoridades busquen reforzar la educación en el país.

Para la académica del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la UNAM, Marion Whitney Lloyd, en algunos países los maestros, maestras o autoridades escolares se han acercado a las familias de los y las niñas que abandonaron las escuelas, para ofrecer incentivos.

En el texto, “Por pandemia, rezago educativo en infantes podría alcanzar hasta cuatro años” de la UNAM, Marion Lloyd detalló que en esas estrategias se deben identificar a los infantes  que han tenido más problemas, y acompañarlos con mecanismos acorde a cada particularidad, porque no es la misma situación la que viven los niños de Los Altos de Chiapas, que aquellos que viven en una zona como las Lomas de Chapultepec.

Para la organización “México Evalúa”, las estrategias para la recuperación de aprendizajes en las entidades del país se deben enfocar en cuatro elementos: priorizar la atención a los alumnos con mayor rezago y vulnerabilidad; impulsar un plan curricular flexible y centrado en aprendizajes imprescindibles; brindar una formación continua a docentes y directivos, y finalmente implementar estrategias remediales de aprendizajes disciplinares básicos y técnicos.

En algunas entidades como en el Estado de México, se implementaron algunas de estas alternativas para regresar a niños y niñas a las escuelas. A principios de enero del 2022, el gobernador Alfredo del Mazo entregó más de 25 mil becas para evitar que las y los estudiantes abandonaran las aulas. Subrayó que con el programa “La Escuela Cuenta Contigo”, más de 250 mil niños, niñas, adolescentes y jóvenes retomarían sus estudios.  Con el apoyo del magisterio  se identificaría a integrantes de la comunidad estudiantil que no habían regresado a la escuela tras la pandemia y los dotarían con becas y otros apoyos.

Sin embargo, este programa no ha llegado aún a todos los rincones del Estado de México… 

Toño se levantó éste día muy temprano para una nueva jornada laboral, quizá mayor a ocho horas, en el taller de vidrios, tratando de ayudar a la economía de su familia, sin poder regresar a la escuela, a forjarse un mejor futuro

COVID 19: EL GRAN RETO PARA EL DEPORTE UNIVERSITARIO

Oscar Villa.

El aumento de contagios por COVID-19 en el país detuvo todo, incluso, al deporte universitario. Eduardo Yeh López, integrante de la selección de Lucha Olímpica de la Universidad de Guanajuato, competiría por primera ocasión en la Universiada Nacional 2020 en dicha disciplina, pero no fue así.

A finales de marzo ya casi dábamos el peso necesario, hacíamos cardio y estábamos a dieta, pero llegó la pandemia y nos mandaron a casa y trabajar ahí es difícil”, recuerda el universitario

Seguir leyendo COVID 19: EL GRAN RETO PARA EL DEPORTE UNIVERSITARIO