CONTAMINACIÓN POR HECES DE PERROS: ¿HAY SOLUCIÓN?

Daniela Sandoval.

¿Alguna vez te has percatado de la cantidad de excremento de estos animales que hay en la calle? ¿Has pensando que estos desechos podrían llegar a tu organismo a través de la comida o, incluso, del olfato?

¿Alguna vez te has percatado de la cantidad de excremento de estos animales que hay en la calle? ¿Has pensando que estos desechos podrían llegar a tu organismo a través de la comida o, incluso, del olfato

El coordinador del Hospital Veterinario de Pequeñas Especies de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM),Israel Quijano Hernández, asegura que la creciente población de perros en situación de calle incrementa el problema ambiental y de salud.  

Acá es donde deriva el problema de las heces que dejan en la calle y que nadie se hace responsable de ellos. Ahí es donde van los huevecillos de los parásitos que podrían luego transmitirse al humano y eso hace que también comer en la calle sea relativamente peligroso por que en el aire pues no se ven, son microscópicos, no los vemos. Podemos estarlos respirando o consumiendo y no nos percatamos

RIESGOS DEL EXCREMENTO DE LOS PERROS

Según detalla un artículo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sobre los riesgos a la salud de las heces caninas, la toxocariasis, una de las enfermedades parasitarias que los perros pueden contagiar al ser humano, es transmitida por la materia fecal de estos animales.

Sus parásitos pueden derivar en problemas gastrointestinales, incluso pueden causar problemas más graves como ceguera, ya que la larva empieza a migrar en el organismo del humano; al ver que no está en un perro entra en estrés y se convierte en un parásito errático, afectando órganos como el hígado y la anatomía del ojo.

Aunque la cantidad de heces depende del tamaño del perro, estos animales pueden generar desechos hasta tres veces al día, y si no hay un propietario que se encargue de retirarlas de la vía pública, se acumulan.

Ángel Cruz González tiene nueve perros, todos ellos fueron rescatados y adoptados. Además, es una persona comprometida con el medio ambiente, y aunque disfruta de la compañía de sus perros todos los días, cada semana necesitaba hasta 60 litros de agua para limpiar las excretas de sus mascotas.

Empecé rescatando perros. La problemática que hay en cuestión de que rescatas un perro pero no te preocupas por todo lo que conlleva, dejando de lado lo que es rescatar y el que el perro se componga, sino el desperdicio o el desecho, la cantidad que se produce. Y pues yo tengo nueve perros que, para yo deshacerme de sus excretas, necesitaba de 30 a 40 litros de agua diarios que yo tiraba a la coladera junto con sus excretas

Por ser animales tiernos y obedientes, hoy en día, los perros son considerados parte de la familia. Basta evocar en el término “perrhijo” que han adoptado algunas personas para referirse a sus animales de compañía.

Incluso, una investigación del Laboratorio de Psicología Experimental y Aplicada de la Universidad de Buenos Aires, en Argentina destaca que por sus características el perro es considerado un animal social, ya que muchas de sus interacciones son mayoritariamente con los humanos, antes que con individuos de su misma especie.

Además, de acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), hasta el 2014 había más de seis millones de perros en los hogares mexiquenses.

Sin embargo, el coordinador de Hospital Veterinario de Pequeñas Especies de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Israel Quijano Hernández, señala que el estrecho vínculo que mantienen con nosotros también representa un riesgo por las enfermedades que transmiten, especialmente a través de su excremento.

Están los propietarios que sacan a los perros a pasear y sus perros defecan en la calle y no recogen porque no hay una cultura responsable de la tenencia de mascotas. Esto genera un problema importante de salud principalmente porque los perros y gatos son transmisores de enfermedades zoonóticas como la leptospira, la rabia, algunas parasitosis

UNA ALTERNATIVA PARA APROVECHAR LAS HECES

La cantidad de agua que Ángel utilizaba para limpiar su patio, le hizo preguntarse por una mejor forma de deshacerse del excremento de sus perros y fue así fue como descubrió los biodigestores, un sistema capaz de aprovechar y transformar las heces de los animales.

La ecoteca de la Unidad de Ecotecnologías del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la UNAM define a un biodigestor como un contenedor en el que puede vertirse el estiércol de los animales, así como otros desechos sólidos.

Estos se transforman en dos productos: un fertilizante, llamado biol, y el biogás, mismo que puede utilizarse para calefacción o para la cocción de algunos alimentos.

Esta ecotecnia fue diseñada, principalmente, como una alternativa para los desechos sólidos de la industria ganadera, pues animales como vacas, cerdos o borregos generan una gran cantidad de estiércol que pocas veces es reutilizado.

Prueba de ello es un proyecto desarrollado por el Colegio de la Frontera Sur en comunidades de Chiapas, con gran actividad ganadera, en el cual se instalaron biodigestores para que los campesinos de esta región pudieran aprovechar la materia fecal para cocinar alimentos y generar energía, así como para el cultivo de distintas legumbres y verduras.

Desde 2017 el Centro Infantil de Rehabilitación con Asistencia Canina de la UAEM implementó este modelo para aprovechar las excretas de los perros, como lo señala la integrante del CIRAC, Nabil Iturbe Salgado.

En realidad el biodigestor está planeado para excremento de borrego y vaca, nosotros lo estamos ocupando para perros. Nosotros tenemos 39 perros y lo que hacemos para que las heces no se vayan directamente a la basura, y al final de cuentas terminan el suelo y contaminan mantos freáticos, se juntan y tenemos el biodigestor donde todas estas heces se van ahí

La cantidad de excremento que genera un perro también depende de la alimentación. En el CIRAC se juntan alrededor de 25 litros de desechos cada tres días. Sin embargo, la integrante de este espacio señala que un animal que no se alimenta adecuadamente puede defecar hasta seis veces al día, lo que multiplica la cantidad de excretas que se acumulan al final de una semana.

Antes de verter los desechos en el biodigestor, Ángel junta el excremento de sus perros sin bolsas, papel o cualquier otro residuo, ya que parte de las características que deben cumplirse para que el excremento sea aprovechado es que esté libre de materiales inorgánicos.

¿CÓMO FUNCIONAN LOS BIODIGESTORES?

Una forma de entender en funcionamiento de los biodigestores es comparándolos con el sistema digestivo, el cual se alimenta de desechos sólidos y agua que se descomponen en su interior y el resultado de esta descomposición desemboca en una salida, ya sea en forma de biogás o de biol.

En el interior, la temperatura es muy alta, por lo cual el biodigestor debe estar completamente sellado para que funcione. Ahí, las bacterias que se encuentran en el tracto digestivo de los animales y están presentes en el estiércol, descomponen los desechos hasta producir el biofertilizante y el gas metano, principal componente del biogás.

Los biodigestores industriales, diseñados para material fecal ganadera, utilizan una bolsa en la cual ingresan los desechos. En el caso de los biodigestores caseros o a pequeña escala, la bolsa se sustituye por un contenedor como botellas o tambos de basura, como lo hace Ángel, y los productos generados por el biodigestor salen por una manguera.

Fue hasta después de un mes de haber implementado el biodigestor en su hogar, cuando Ángel obtuvo los primeros resultados y se dio cuenta de los beneficios que le generaba este sistema.

Empieza a funcionar en mi casa, empiezo a ahorrar agua, obtener beneficios de desperdicios de que ahorro los 40 litros y tengo un producto, un fertilizante. Vimos que dio resultados, posteriormente planté unas papas e igual empecé a utilizar el biol con ellas y la primera vez que coseché papas, mentalmente te quedas así como de yo sé de dónde sale ese fertilizante y con recelo comes, pero teníamos que hacer ese experimento entonces mi esposa y yo comimos papas fertilizadas con biol y con biol de las excretas de mis perros

Al principio hubo dudas, especialmente por la composición de la alimentación de los perros, ya que a diferencia de los animales del ganado que son herbívoros, los animales de compañía suelen tener una alimentación omnívora.

Sin embargo, para Ángel, los frutos de este descubrimiento eran favorables, tanto, que desde la implementación de ese sistema se ha dedicado a realizar cursos a personas interesadas en el funcionamiento del biodigestor.

Yo empecé con plantas florales como la bugambilia y fresias y a su vez estaba generando un aguacate que ya tenía como un año y empezamos a usar el biol y empezó a crecer

Actualmente continúa la incertidumbre sobre si los desechos de los perros pueden ayudar a fertilizar las plantas como en el caso del CIRAC.

En este caso, el biol y biogás no se ha utilizado y se han almacenado durante dos años, ya que no se han realizado las pruebas necesarias que determinen el funcionamiento de estos productos.

Sin embargo, para Ángel el uso del biol como fertilizante se trata también de conocer de dónde provienen los productos que se utilizan cotidianamente, pues señala que los fertilizantes comerciales están llenos de químicos perjudiciales para el ser humano, que pocas veces conocemos su procedencia y cómo se desarrollan.

¿HACIA DÓNDE VA ESTA TECNOLOGÍA?

Aunque la problemática inicial era resolver qué hacer con las heces de los perros, Ángel enfatiza que los biodigestores son capaces de descomponer cualquier tipo de desecho orgánico.

Todo lo que llamamos “basura” o “desechos”, en realidad no lo son, ya que contienen una gran cantidad de propiedades y nutrientes para la tierra que pueden aprovecharse a través de sistemas como los biodigestores. Esto sin mencionar que también ayuda a la reducción de los gases de efecto invernadero.

Yo dije si la vaca excreta, el perro también, nosotros tambien. Yo creo que esto puede ser la solución para muchas otras cosas. Todos los desechos orgánicos generan gas metano, entonces cuando separas ese orgánico y lo metes a un equipo que lo separa, ya no tienes la liberación del gas metano al medio ambiente o el dióxido de carbono. Antes sacabamos un tambo de 100 litros lleno de residuos, a veces hasta dos, y ahora ya sacamos una bolsa pequeña o la mitad del tambo

Asimismo, la integrante del CIRAC afirma que el uso de biodigestores puede ayudar a eliminar los riesgos sanitarios y de la salud pública que representa dejar las excretas en la vía pública o mezclarlas con otros desechos, como sucede con la basura de nuestras casas o de los espacios públicos.

Primero es ir en la calle y se vuelve una contaminación visual impresionante porque en todos lados hay heces y la otra es que aparte de que utilizamos la bolsita para recoger estamos utilizando plástico, estamos contaminando más y al final de cuentas las heces vuelven a ir a la basura, muchas de estas bolsas se rompen estas heces van al piso y terminan contaminando cuerpos de agua

UNA SOLUCIÓN INTEGRAL

Quizá lo más común para quienes tenemos perros es depositar las excretas en el bote de basura de los parques públicos o de cualquier espacio, o bien, esperar a llegar a casa y arrojarlas al inodoro.

Sin embargo, México es un país con alta producción ganadera y una gran población de animales domésticos en situación de calle, lo que hace que no todo el excremento sea desechado adecuadamente.

Como lo señala el proyecto puesto en marcha por el Colegio de la Frontera Sur, los desechos fecales provenientes de estos sectores podrían aprovecharse como una fuente de energía renovable a través de la utilización de biodigestores que pueden generar energía eléctrica o térmica, sustituyendo a los combustibles fósiles.

Pero para ello, es necesario impulsar el funcionamiento de esta tecnología, así como generar una conciencia de tenencia responsable con los animales de compañía y educación ambiental.

Sin embargo, para Ángel este panorama sólo sería posible a partir de políticas públicas que implementen los gobiernos en conjunto con la ciudadanía para aprovechar los desechos o la basura que salen de nuestros hogares.

Si el municipio, Estado o lo que sea implementará un biodigestor nivel industrial en los rellenos sanitarios y que realmente la separación de residuos desde casa fuera eficiente, el biodigestor sería un punto de partida para muchas cosas porque sería la generación de biogas para una comunidad completa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s