DEPRESIÓN Y SUICIDIO INFANTIL: REALIDAD INVISIBLE

Greta Díaz GV

No sé si dije “estoy hasta la madre”, pero no quería estar en mi casa, no quería estar con mi familia, no quería estar. O sea, no quería estar ahí. Lo que hice en ese arranque fue salir corriendo de mi casa, no me interesó nada y quería desaparecer, irme. Recuerdo que corrí hacia una calle más grande y yo iba dispuesto a lo que fuera, no pensé

No fue el hecho de que sus padres no creyeran que su hermano lo molestaba. No fue que no tuviera suficiente amor. No fue por un regaño injustificado. Fue por todo en conjunto. Así es como Rodolfo recuerda la primera vez que intentó quitarse la vida, a los siete años. 

Algunos especialistas catalogarían este acto como un intento de suicidio, sin embargo, Paulina Arenas Landgrave, investigadora de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), menciona que previo a los ocho años, no entra en esta categoría

Hablar de niños de cinco años es considerar, pensando en desarrollo emocional de este grupo poblacional, que hay que tener en cuenta que a esta edad todavía no tienen formado con claridad el concepto de muerte irreversible. Este concepto se empieza a manifestar de seis a siete años. Hablar de muerte por suicidio, si consideramos que es el acto deliberado de quitarse la vida, donde la persona está consciente de lograr su propia muerte, queda un poco el cuestionamiento si un niño de cinco años, donde todavía tiene la idea de que la muerte es reversible, de  “te mato o me mato, pero revivo”. No es: “me muero y desaparezco por completo, dejó de tener existencia”

Rodolfo recuerda que en su niñez constantemente pensaba en la muerte, en el ¿qué pasaría sí? Pero nunca en la ejecución.

LA VERDAD INCÓMODA

Rodolfo recuerda que, tras un regaño injustificado, salió corriendo con la intención de aventarse a una de las principales avenidas de la ciudad y su madre lo jaló antes de que un automóvil lo arrollara. Llegando a su casa, recibió un regaño y golpes; pero jamás se habló al respecto. 

A pesar de que poco a poco se presta más atención al suicidio infantil, Alma Celia Gutiérrez García, investigadora de la Facultad de Ciencias de la Conducta de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) señala que como sociedad lo seguimos invisibilizado.

Seguramente ha de haber muchos intentos que no vemos, que ni siquiera llega a nuestros centros de atención, y que quedan como un pésimo susto familiar, “casi se mata, pero hay que vigilarlo” y a lo mejor nunca serán atenidos. Puede ser que a partir de ahí la atiendan. Estadísticamente no se registra ¿quién irá a un lugar de denuncia a decir “mi hijo se quiso matar”? Se queda en un lugar privado, lo penoso, familiar, lo vergonzoso, tiene un grandísimo estigma un asunto de suicidio. Tiene un nivel muy duro de ser estigmatizado

SIN PLANES DE SUICIDARSE 

Durante el Siglo XX, cuando se intentaba comprender el suicidio infantil, se acudía a las mismas explicaciones que al suicidio en adultos. Sin embargo, en las últimas décadas, con la especialización en diversas áreas y con aumento de los casos, se ha desarrollado más conocimiento al respecto. Una investigación publicada por la Asociación Americana de Medicina en Estados Unidos señaló que en niños menores de 10 años, sólo el uno por ciento tiene ideaciones suicidas antes de cometer el acto, Gutiérrez García lo confirma. 

No parece tener ese ritmo progresivo. En los niños es más a manera de actos que parecen accidentes o un impulso que de pronto se soltó. “Estaba aquí tranquilo y cuando vimos se echó por la ventana”. No tiene la premeditación que da la madurez de los años en la vida de una persona, donde ya hay un procedimiento: primero esto, luego el otro, luego lo publico, luego doy cierto aviso, más o menos consciente pero tiene todo un ritmo. El niño es más impulsivo, no sería bajar los escalones uno por uno sino aventarse a la planta baja de un salto. No es ir bajando de poco a poco hacia esos terrenos sombríos de la muerte, el niño se avienta 

Gutiérrez García menciona que el ser humano tiene pulsiones de vida y pulsiones de muerte, es decir ganas de vivir o de morir. A corta edad, estas pulsiones son más difíciles de controlar, lo que, en ocasiones, lleva a cometer actos impulsivos. Al igual que Rodolfo, Alejandra, ya adulta, narra que tampoco lo planeó, sólo ejecutó.

No recuerdo haberlo planeado, pero vi la oportunidad. O sea, “mi hermano no está aquí, aquí hay una navaja ¿por qué no? ya me quiero morir”. Traté de cortarme las venas, obviamente nadie te dice qué tan difícil es llegar tan profundo en tu piel. Pero nunca pasó a mayores. Mis papás nunca se dieron cuenta

Después de los 10 años, las cifras oficiales son más claras. Un estudio realizado por el Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades (CEVECE) determinó que en Estado de México, de 2006 a 2016, se presentaron 358 suicidios de niños y niñas de entre 10 y 14 años. En el último año, un suicidio cada 6 días. 

RELACIÓN SUICIDIOS- DEPRESIÓN INFANTIL

Tanto Rodolfo como Alejandra no se sumaron a esas cifras, pero tampoco a las de intento de suicidio. El número de menores de diez años que intentan quitarse la vida es una gran incógnita en México. Esto podría tener múltiples explicaciones: los familiares no se percatan del hecho, generalmente los niños y niñas logran suicidarse en el primer intento y que las familias no acuden a las instituciones para declarar. 

Especialistas creen que los números aumentarán, pues la depresión está altamente ligada al suicidio, y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2020 la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo, y la primera en países en vías de desarrollo, como México. Mariel Elizabeth Cárdenas Rivera, especialista en terapia familiar destaca que para que se cometa un acto de suicidio, previamente existe depresión.

 Para que exista suicidio, primero debe haber depresión. Es raro que un niño se suicide sin antes haber tenido depresión

Un niño o niña deprimida no actúa de la misma forma que un adulto. Detectarlo tempranamente es un gran avance. Los principales síntomas son cambios bruscos de humor, dejar a un lado las cosas que antes le gustaban, agresividad y alteraciones en los hábitos alimenticios y de sueño. Gabriela Cortés Meda, integrante de la Asociación Mexicana de Psiquiatría Infantil, señala que el no detectar y tratar la depresión es justamente lo que lleva a altos niveles de vulnerabilidad

 En algún momento, si tiene depresión y estos estresores, y lo más importante, no tiene tratamiento, puede ocurrir un evento que actúe como detonante. Es importante comentarlo porque en muchas ocasiones con lo que se queda es “lo hizo porque lo regañaron”, “lo hizo porque reprobó un examen” y eso es falso porque es un detonante en alguien que ya era completamente vulnerable

El estudio de la Asociación Americana de Medicina también señala que el 96.1 por ciento de los adolescentes que han intentado suicidarse, han padecido algún trastorno mental

Todavía no se sabe con exactitud cuál es la causante de los trastornos mentales, sin embargo, Gabriela Cortés Meda, menciona que las últimas investigaciones han determinado que está altamente relacionado con la genética y las vivencias

Es un trastorno de etiología multifactorial, es decir, influyen factores biológicos, psicológicos y ambientales. No hay una sola causa. Los factores biológicos, entendiendo que hablamos de un órgano del cuerpo, tiene que ver con alteraciones tanto a nivel estructural como funcional. Influyen en ello la genética y exposición a eventos adversos o traumáticos que pueden producir neuro toxicidades en ciertas zonas del cerebro y favorecer con el tiempo, que podamos desarrollar el trastorno asociados además a factores psicológicos o ambientales. Porque recordemos que somos seres humanos y todo lo que ocurre en nuestro entorno nos puede favorecer o afectar

Durante siglos se han mantenido diversos estigmas en torno a los trastornos mentales, y cuando se trata de niñas o niños, aumenta. Es por ello, que las especialistas señalan que es importante recordar que el cerebro humano es un órgano, el más complejo, y como cualquier otro, también se enferma. Paulina Arenas Landgrave señala que atenderlo a temprana edad, es fundamental para evitar problemas más adelante.

Lo valioso sería establecer que desde la infancia empiezan a presentarse problemas de adaptación, emocionales que están vinculados con estas problemáticas y que, en años posteriores, lo importante es identificarlo y tratarlo, porque si no se trata, en años posteriores puede presentarse o manifestarse en conductas de riesgo, como conductas autolesivas, de sustancia, relaciones sin protección, conductas de riesgo general. Identificar que puede tener consecuencias para la salud física y mental de los jóvenes

DE LA DEPRESIÓN INFANTIL A LAS PRÁCTICAS DE RIESGO

Alejandra y Rodolfo recuerdan que su adolescencia tampoco les fue fácil. Ambos mencionan haber acudido a las drogas y a cortarse los brazos constantemente. El dolor les daba control sobre sus vidas. Otro punto en el que convergen sus historias, es la falta de atención que se vivía en casa. 

Alejandra recuerda que su madre y padre revisaban su tarea, pero eso no era todo, como niña también necesitaba afecto.

En mi casa faltaron mis papás, no se los reclamo porque estaban trabajando, y entiendo que, sin eso, no sería lo que soy hoy. Pero nos cuidaba mi abuela y no era de abrazarnos o así. Entonces, a mi hermano y a mí, a los dos nos faltó mucho contacto físico. Creo que formaron personas responsables pero nos faltó esa parte de afecto

Rodolfo menciona que su constante reclamo como niño, era la falta de atención.

Sentía que cosas eran más importantes que mi persona. Reclamaba “tu trabajo es más importante”. Económicamente no tuve carencias, pero sí hubo muchas carencias afectivas. Qué caso tenía o tiene darle a un hijo todo,si cuestiones como la atención, el afecto o la escucha no están presentes

SUICIDIO INFANTIL Y CONTEXTOS DE VIOLENCIA

Los especialistas de la UNAM y la UAEM concuerdan en que el suicidio en menores de 14 años está ligado a ambientes hostiles. En el Estado de México, el Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades (CEVECE) determinó que hay una correlación entre notificación de casos de violencia intrafamiliar y la ocurrencia de suicidios de personas entre 10 y 14 años. 

Algo que llamó la atención de los especialistas en este estudio, fue que la edad de 10 a 14 es el único sector de la población en donde, desde 2016, se registró mayor suicidio de mujeres. Víctor Torres Meza, quien dirigió el estudio, señala que el suicidio a esta edad también está relacionado con abuso sexual

 La razón en el suicidio en el Estado de México, hombres a mujeres, es uno a tres. Cuando hicimos la razón hombre-mujer en el grupo de diez a catorce, el primer hallazgo es que es uno a uno, o sea la probabilidad de que ocurra un suicidio en las niñas es igual al de los niños. Entonces aquí cambia la perspectiva de género en el suicidio. Encontramos y lo generalizamos casi en el 65 por ciento. Que fue un poco la hipótesis que demostramos de por qué se había invertido el dato. Tiene mucho que ver la violencia sexual para que esta relación de cuatro a uno sea de uno a uno y que por primera vez en el año pasado haya sido más en niñas. La violencia sexual como contexto para el suicidio de las niñas

Pero este no es el único factor de riesgo, las y los investigadores señalan que vivir en condiciones de precariedad, de violencia física o verbal y tener una madre o padre depresivo, también potencializan las probabilidades de sufrir algún trastorno mental y, por lo tanto, aumenta el riesgo de suicidio

Las investigadoras universitarias recalcan que es importante tomar en cuenta que los niños y niñas, sin importar sus condiciones de vida, también tienen problemas. Gutiérrez García destaca que algo que podría parecer insignificante para una persona adulta, para un niño o niña podría ser una tragedia.

Cada ser humano tiene su propio nivel de sufrimiento, sus propias preocupaciones. Cada quien tiene su propia pequeña tragedia. Y por eso sufres. ¿Por qué no puedo escuchar la del niño que me rodea? Si está frustrado por lo que sea, a lo mejor, como adulta, podría pensar que esas no son preocupaciones. Le preocupó que no lo aceptaron en el equipo, que fulanita le dejó de hablar, que la vieron feo. Esa es su tragedia, el adulto se olvida que en la infancia hay dolor mental también. Pero es una experiencia continua

Mientras que Rodolfo recuerda que su madre, al enojarse o emborracharse, decía que acudiría al suicidio; Alejandra está segura que tiene las costillas chuecas por algún mal golpe que le dio su padre. Ambos señalan que en casa no se hablaba ni de estos problemas, ni del suicidio.

HABLANDO DEL SUICIDIO INFANTIL

El suicidio es un tema tabú, sin embargo, Luis Javier Villegas López, investigador de la Facultad de Ciencias de la Conducta de la UAEM, rescata que mantenerlo en silencio, lejos de ayudar, empeora el panorama

En un grupo social donde sucedió un caso de suicidio hay más propensión porque otros miembros opten por el mismo camino. Entonces sería sano atender a los grupos de escuelas con dinámicas en que cada quien hable de cómo se siente, qué piensa. Qué haría en un caso así, eso libera a mucha gente, pero en las escuelas encontramos “de eso no se vuelve a hablar”. Creemos que es lo equivocado. Nos interesaría que maestros aprendieran a identificar los factores de riesgo o señales de alarma de que alguien está pensando en el suicidio de cerca

Los especialistas concuerdan en que, para combatir el suicidio, tanto de manera personal como colectiva, es necesario hablarlo y también contar con personal médico que reconozca los trastornos mentales. Torres Meza destaca que deben ser políticas públicas específicas para cada sector poblacional.

Tienes que hacer una política por línea de vida. No puede ser intervenciones generalizadas donde digas “tenemos que identificar depresión”. A lo mejor en adulto mayor, en el adulto, pero en el niño no. En el niño es otro mecanismo que tenemos que identificar. ¿Qué debo tener? cercanía de la gente con los servicios de salud. ¿Qué debo tener, si no tengo suficientes médicos psiquiatras? Que mi médico de primer contacto tenga conocimientos básicos de identificar problemas de salud mental

La Secretaría de Salud señala que una de cada cuatro personas en México sufrirán algún trastorno mental a lo largo de su vida. Los niños y niñas no están exentos de ello.

En sus veintes, y siendo maestra, Alejandra admite que tiene desapego a la vida, pero el ser ejemplo para sus estudiantes es lo que la mantiene a flote. Ir a terapia psicológica le permitió conocer los trastornos mentales y cambiar ciertas estructuras.

Por su parte, Rodolfo recuerda que a los 18, tras un evento familiar, también llegó a terapia psicológica, lo que le ha ayudado a cambiar su perspectiva. Ahora admite que las ideas suicidas no han desaparecido, pero sí los planes de llevarlo a cabo.

Sigue, no es algo que ya desapareció, de repente regresa. Obviamente ya no a ese grado y son pensamientos recurrentes de decir “ya para qué estoy aquí”. El sinsentido de la vida. Obviamente creo que es muy largo el camino de pensarlo a tomar medidas. Me ayudó mucho la terapia para reestructurar muchas cosas, para darle otro sentido, quitar muchas telarañas, para llorar, no sé. La verdad, me ayudó bastante

El suicidio y la depresión infantil son problemáticas que, como sociedad, nos negamos a ver, a pesar de que van en aumento

Los y las especialistas universitarias recalcan que cada vez la sociedad pareciera tener menos herramientas para solucionar los conflictos, sin embargo, aseguran que la respuesta está frente a nosotros: una desestigmatización de los trastornos mentales, acudir a terapias psicológicas y tratamientos psiquiátricos, pero sobre todo, una escucha consciente a las niñas y niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s