El Bordo “Las Maravillas”, santuario de la biodiversidad de la UAEM

Roberto Vázquez.

Pocas instituciones de educación superior del mundo cuentan con un espacio similar, un ecosistema tan rico en flora y fauna dentro de uno de sus campus.

Fue construido con pico, pala y carretilla a finales del Siglo XIX.

A principios de la década de los setenta formó parte del Centro de Investigaciones Agropecuarias “Santa Elena” y posteriormente se integró al patrimonio universitario.

El Bordo “Las Maravillas”, ubicado en el Campus “El Cerrillo” de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), comprende una extensión de 18 hectáreas, 180 mil metros cuadrados habitados por una amplia variedad de especies, principalmente de aves y reptiles.

A 15 kilómetros en línea recta del centro de la capital mexiquense, es hábitat de especies como la cascabel pigmea, que es endémica, con serios problemas de conservación y que aquí se encuentra en condiciones adecuadas.

Con un islote al centro, explicó León Velázquez Beltrán, encargado del área, es refugio de aves migratorias y alrededor de 70 especies de aves originarias de la región, algunas de ellas endémicas.

El área que tenemos delimitada con malla son 18 hectáreas; es básicamente el bordo y el espejo de agua. El espejo de agua propiamente son 16 hectáreas. Esa es la superficie de la que estamos hablando y es un sitio de refugio básicamente de patos, de las diferentes especies que hay, y de aves rapaces

Diversas especies de patos como el mexicano y el cucharón encontraron en este humedal un sitio de resguardo y protección.

Es un refugio durante la temporada invernal en el norte de Estados Unidos y sur de Canadá.

Aves rapaces como lechuzas, búhos, halcones, gavilanes y aguilillas de Harris habitan en él.

Anualmente es visitado por algunas especies de garza y desde hace tres o cuatro años habita en él una colonia de pájaros carpinteros.

Este año la Facultad de Ciencias hizo el conteo de aves migratorias y tuvimos una visita baja de especies. Contamos alrededor de dos mil individuos, dos mil individuos que llegaron a este cuerpo de agua. Pero nuevamente si tomamos en cuenta las dimensiones, pues es una cantidad bastante importantes

Existe una estrecha comunicación del Bordo “Las Maravillas” con los humedales de Lerma, que originalmente cubrían una superficie de 50 mil hectáreas y en la actualidad no alcanzan las cuatro mil.

Durante el invierno las aves migratorias que se refugian en esta Unidad de Manejo Ambiental se trasladan a Lerma y regresan con la puesta de sol.

Buscan seguridad y aquí tienen la garantía de no ser perturbadas, de no ser cazadas, por lo que incluso, es posible encontrar nidos a las orillas del cuerpo de agua.

El Bordo “Las Maravillas” es un rico ecosistema, con el que los universitarios, principalmente los que realizan su actividad académica en “El Cerrillo”, tienen estrechos lazos emocionales, de identidad.

El académico León Velázquez Beltrán explicó que este lugar aglutina un trabajo científico integral. Alumnos e investigadores de las facultades de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Ciencias Agrícolas, Ciencias y Química, así como el Instituto de Ciencias Agropecuarias y Rurales, realizan trabajo académico en el lugar.

En conjunto se trabajan más o menos 90 hectáreas que requieren riego. Entonces el agua que se tiene aquí nos permite que se establezcan las actividades en tiempo y forma, de manera controlada. Si es experimental tenemos la garantía de contar con agua o si se requiere para la alimentación del ganado y producir sus forrajes tenemos garantía de agua. Entonces esto nos ha ayudado mucho a tener una dinámica productiva que de cierta manera hace que tengamos un nivel de suficiencia tanto para la parte de docencia como para el área productiva, tanto agrícola como pecuaria

Alimentado por un afluente del Río Tejalpa, con escurrimientos naturales del Nevado de Toluca que llegan a él por los canales de riego, cumple con su importante función como humedal y aporta calidad al agua.

El Bordo “Las Maravillas” es un ecosistema pleno, un santuario de aves y un tesoro que la comunidad de la Universidad Autónoma del Estado de México está dispuesta a proteger y conservar.

PROTECCIÓN DE LA BELLEZA DEL BORDO “LAS MARAVILLAS”

El Bordo “Las Maravillas”, ubicado en el Campus “El Cerrillo” de la UAEM, en la ciudad de Toluca, es un santuario de aves, una reserva de una amplia variedad de especies de flora y fauna.

La acumulación de materia orgánica en su lecho, la caza y pesca furtivas y la recepción de agua contaminada a través de los canales de riego que lo alimentan amenazan el equilibrio de este refugio de la biodiversidad.

Consecuencia del azolve acumulado durante más de un siglo, la capacidad del bordo para captar agua se redujo 60 por ciento.

Darle mantenimiento era urgente y la UAEM realizó la gestión para el desazolve.

León Velázquez Beltrán, encargado del Bordo, indicó que con el apoyo de expertos de las secretarías del Medio Ambiente y Desarrollo Agropecuario de la entidad, los trabajos de limpieza del margen poniente del bordo iniciaron en marzo y se concluyeron en tan solo dos meses.

Estamos haciendo el desazolve de la parte marginal del bordo. No estamos afectando el centro del bordo. Retiramos la parte que está en la orilla. Son de 15 a 20 metros lineales pegados al bordo en donde se está sacando ese sedimento. No se está dando mayor profundidad y no se está afectando vegetación ni aves. Simplemente retiramos ese sedimento para incrementar y recuperar la capacidad de acumulación de agua. Eso es lo que se está haciendo en la cortina poniente

“Las Maravillas” está listo para captar una mayor cantidad de agua durante esta temporada de lluvias.

Para combatir la caza y pesca furtivas se realizarán actividades de educación ambiental en las comunidades aledañas y construirá un muro natural en el margen poniente del campus universitario, mediante la plantación, en los próximos meses, de cuatro mil árboles, además de magueyes y nopales, a lo largo de dos kilómetros.

Este humedal, consideró el Doctor León Velázquez, enfrenta un reto aún mayor: la presencia de agua jabonosa en los canales de riego que lo alimentan.

El bordo no tenía problema, ya que estaba alimentado por un afluente del río Tejalpa, con escurrimientos naturales del Nevado de Toluca, pero actualmente, con el desarrollo de unidades habitacionales, ya las descargas se están encontrando en los canales de riego y nos están afectando directamente.

Los investigadores de la UAEM realizan un monitoreo permanente de la calidad del agua y eventualmente, se construirá una compuerta, con la finalidad de no permitir el paso de agua contaminada.

Recientemente la institución conformó una red para el estudio y conservación del bordo. Especialistas de diversas áreas del conocimiento desarrollarán un trabajo académico integral.

Registrar el humedal como Área Natural Protegida permitiría a la institución acceder a recursos para su conservación.

La Universidad Autónoma del Estado de México lleva a cabo acciones para proteger y conservar la belleza del Bordo “Las Maravillas”, ecosistema pleno y santuario de la biodiversidad.

Foto y Video: Carlos Escutia, Noé Marure, Lázaro Hernández

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s