Autonomía universitaria, la defensa de la libertad

Greta Díaz GV.

¿Qué es la universidad? Es el universo de ideas, es el universo de formas, universo de color, universo de todo.

El artista mexiquense Leopoldo Flores quiso llevar el arte a todas las esferas de la sociedad empezando por las universidades. Ese movimiento artístico fue producto de la tensión mundial que se vivió durante las últimas décadas del siglo XX.

Cuarenta años previo a esto, mientras en Europa estallaba la Segunda Guerra Mundial, en México surgieron diversos movimientos sociales entre los que se encontraron los estudiantiles. Comunidades universitarias enteras salieron a las calles para exigir que la autonomía de las instituciones a las que pertenecían, uno de los fines era que más personas tuvieran acceso a la educación superior.

A casi cien años de que se lograra que las universidades tuvieran un autogobierno, el integrante del Instituto de la Universidad y Educación de la Universidad Nacional Autónoma de México, Raúl Domínguez Martínez la autonomía universitaria presenta un punto débil ante los poderes del estado, la asignación de presupuesto.

A mi parecer, esa fórmula de autonomía tiene un talón de aquiles que es el financiamiento. Sabemos que han habido intentos serios por parte de gobiernos y empresarios que han pretendido minar el concepto de educación superior pública y creo que ahora la defensa de la universidad en México tiene que partir de la defensa del carácter público, laico, gratuito y del carácter autónomo. Por autónomo en ese sentido me refiero a que la universidad debe tener un respaldo por parte de la hacienda pública, porque es un bien para la nación y no es un negocio

LIBERTAD DE CÁTEDRA

Las comunidades universitarias buscaban la autonomía de las instituciones con la finalidad de evitar que tanto la iglesia como el Estado interfirieran en el desarrollo de la educación. Es elemental para el libre ejercicio de enseñanza, sobre todo tomando en cuenta que permite la creación del conocimiento sin injerencias externas ideológicas o partidistas. Evangelina Sales Sánchez, especialista de la Universidad Autónoma del Estado de México, señala que la educación es un derecho que debe ser otorgado y respetado.

A final de cuentas la universidad va a garantizar derecho humano que es la educación. La educación que tiene que ser la generación de la idea, generación del conocimiento lo más amplio posible y si se permitiera la ingerencia de agentes externos, vulneraría el tema de los derechos fundamentales. Es ahí la razón de ser de la autonomía para garantizar el derecho fundamental

Para que una institución de educación superior logre su autonomía, debe estar escrito en la carta magna federal o bien, en la local. Por ejemplo, la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de México dota a la UAEM de plena autonomía en su régimen interior en cinco aspectos: académico, técnico, de gobierno, administrativo y económico.

El tener libertad de cátedra, investigación y desarrollo cultural no sólo implica estar libres de alguna ideología en específico, sino estar abiertos al universo de posibilidades infinitas. Una de las razones para buscar la autonomía era democratizar la educación, evitar que la formación de cerebros fuera parte del totalitarismo en el que vivía el país; Sergio Ruiz Piña, docente de la facultad de Derecho de la UAEM menciona  que la autonomía académica implica poder determinar los planes de estudio.

La autonomía Académica: la universidad determina por sí misma los planes y programas de estudio, los criterios de ingreso y permanencia en la universidad, sin injerencia a nosotros como universidad pública, no somos taller de maquila de un estado o una nación. Aquí se determina lo que creemos pertinente o conveniente

AUTOGOBIERNO

Para poder valorar la autonomía, habría que comparar las instituciones que tienen este atributo con las que dependen de una u otra forma del Estado, ya que ser universidades públicas no es sinónimo de autónomas; es decir, hay decisiones que no pueden tomar por sí mismas. Sales Sánchez menciona que un ejemplo de ello es la comparación entre la UAEM y las universidades estatales de la misma entidad.

Por ejemplo, lo que nosotros hacemos de hacer elecciones, no tienen   los consejeros de gobierno, los consejeros universitarios que nosotros tenemos. Sus integrantes solamente cursan planes y programas de estudio, tienen derecho pero no tienen esa facultad, amplísima, de autogobernarse y auto normarse. No pueden establecer requisitos para centros de investigación, para institutos, cómo hago mis concursos de oposición, eso no. Ellos se tienen que adaptar al marco jurídico estatal que les ponga la SEP o a nivel federal etc. Según de dónde estén inmersas

Previo a los movimientos sociales que exigían la autonomía, los rectores de las universidades eran elegidos por el Estado, ya fuera por el presidente en el caso de la UNAM, o el gobernador, en caso de las instituciones estatales como la UAEM. Ahora, a casi un siglo del surgimiento de estos movimientos, todavía hay universidades públicas que no cuentan con la libertad de autogobernarse, Sales Sánchez destaca que algunas son universidades nacionales.

El caso del Instituto Politécnico Nacional, una institución de educación superior, sin embargo no tiene autonomía, lo cual significa que no lleva procesos de elección a su interior. No tiene facultades de autogobierno que tienen las autónomas. Tienen que estar subordinados a dependencia que jerárquicamente, o estructuralmente, a la que pertenecen. Por ejemplo, de nombrar a personas. Nombrar y remover titular, en una autónoma corresponde a integrantes de su comunidad

DECIDIR SOBRE SUS RECURSOS

Otro de los pilares de la autonomía es la posibilidad de decidir sobre los recursos internos. Son las autoridades universitarias quienes deciden cómo, cuándo y a dónde se destina el presupuesto de la institución. Claro, siempre pensando en una educación de calidad para la ciudadanía, Ruiz Piña menciona que un ejemplo de ello es que en la UAEM cada 3 de marzo se lleva a cabo el informe del rector que transparenta las acciones llevadas a cabo cada año.

Los fines está con la educación, de educar como cree. Y el objeto de esos fines es el aspecto económico. Tenemos imperiosa necesidad de recursos públicos, pero también tenemos el deber y obligación de responder a la sociedad con estudios de calidad, y la única forma de hacerlo es que nos doten de recursos suficientes y que confirmen que la universidad responsablemente cumplirá con la encomienda de impartir educación en los niveles que nos corresponden

Con la finalidad de evitar injerencias externas, las universidades deben ser transparentes respecto a la asignación de los recursos económicos. Los tres poderes del Estado no tienen derecho  decidir respecto al destino del presupuesto de las instituciones autónomas, y en caso de hacerlo, implicaría una violación flagrante de la autonomía; es así que Sergio Ruiz Pila recalca la importancia de que las universidades sean ajenas a pensamientos ideológicos partidistas.

El sistema político nacional, al ser sistema pluripartidista significa que el partido que tenga más poder siempre tenga la intención, la pretensión de buscar permear a través de su ideología y en algunos casos suelen utilizar el manejo asignación de recursos como medio de control de las universidades para persecución de sus propios fines fines, sin embargo la universidad tiene la obligación y autonomía para cuidar que no se entrometan ideologías ni intereses ajenos a la vida universitaria. Y el presupuesto que se asigna año con año siempre es momento álgido y difícil para la universidad porque se encuentra con la obligación moral de ser agradecido pero deber de cuidar autonomía

EVITAR INFLUENCIAS EXTERNAS

Pero ¿por qué es tan importante que nadie interfiera en las decisiones al interior de las universidades autónomas? Los tres especialistas concuerdan en que, las universidades son universos de ideas, universos donde se crea el pensamiento crítico de la sociedad, por lo que también deben ser universos en donde la ideología sea libre. Sin embargo, a veces es difícil evitar influencia de entes externos, pues, de acuerdo con Evangelina Sales Sánchez, al recibir recursos públicos, deben alinearse a los planes nacionales y estatales de desarrollo.

Ideológicamente sí tenemos que estar alineados a la política nacional porque recibimos recurso público y el recurso público  tiene que estar alineado al plan nacional de desarrollo, al plan estatal estatal, a nuestro plan rector, tenemos que seguir una misma línea. Pero precisamente cuando hablamos desde  la constitución o desde la ley hablamos del humanismo. Aquí en la universidad se pueden enseñar todas las corrientes ideológicas, porque ese es el mundo de las ideas

Pero la autonomía no sólo abre un sinfín de posibilidades educativas y de toma de decisiones, sino que también elimina jerarquías entre los poderes del Estado y las universidades. Sales Sánchez lo explica de manera sencilla al decir que ya no son subordinadas el ejecutivo, legislativo y judicial.

Al estar inserto en la constitución, que es otra de las características, se establece una relación de coordinación con los otros poderes del estado, que son los poderes originarios, ejecutivo, legislativo y judicial, se considera que están en coordinación no subordinados.  En el diseño legal, al estar en situación de coordinación no estamos subordinados a lo que nos quieran imponer, lo cual no quiere decir que no debamos cumplir con ciertas facetas

¿CÓMO DEFENDER LA AUTONOMÍA?

La lucha por la autonomía de las universidades ha durado décadas, ya que la primera en lograrlo fue la UNAM en 1929, la UAEM en 1956 y la última en lograrlo, en 1996, fue la Universidad Veracruzana. La autonomía de las universidades ha sido un logro que implicó luchas político sociales y, de acuerdo con Evangelina Sales Sánchez, a veces pasa desapercibido. La académica también señala que es necesario que las universidades tengan una comunidad participativa que aproveche las libertades que se han otorgado a las instituciones.

Muchas personas no saben qué es la autonomía, pero no debemos perder de vista que la autonomía es conquista de la comunidad universitaria. Sí viene de una lucha social. Es una de las conquistas que se dio por parte del estudiantado y que ahora estamos disfrutando. Cuando existe interés social estamos obligados a abonar, a expresarnos. Es lo primero que tenemos que hacer, conocer obligaciones, cumplirlas y participar de forma activa en procesos internos. Porque a final de cuentas a nuestras autoridades la autonomía les permitirá ejecutar políticas públicas y si no participamos en elección, estamos desaprovechando tema de autonomía

Los especialistas concuerdan en que es necesario que no sólo se valore la autonomía de las instituciones de educación superior, sino que también se defienda; Sergio Ruiz Peña destaca que así como llegó a las manos de la comunidad universitaria actual, debe llegar a otras generaciones.

Somos herederos de este concepto, nosotros no lo creamos, lo heredamos; nosotros tendríamos que llevar a cabo una defensa radical cuando se intente violentar este concepto, esta autonomía. Así como recibimos esta herencia, tenemos la obligación de heredarla cuando nos toque retirarnos

El artista mexiquense Leopoldo Flores mencionaba que la universidad es el universo, y el universo no tiene límites. Es la autonomía lo que, a lo largo de la historia, ha permitido que las universidades sean espacios infinitos, espacios libres, espacios de pensamiento crítico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s