LUCHA DE LA AUTONOMÍA DEL INSTITUTO CIENTÍFICO Y LITERARIO DEL ESTADO DE MÉXICO

Daniela Sandoval.

El año de 1934 fue un hito en la historia de México marcado por la llegada a la presidencia de Lázaro Cárdenas del Río y las reformas que traería para el país. Sin embargo, también fue una época de ideas revolucionarias para escuelas como el Instituto Científico y Literario del Estado de México, antecesor de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Fue en ese mismo año en el que el institutense, Ladislao S. Badillo, organizó a los alumnos para reclamar, por primera vez, una transformación de su casa de estudios, con lo que comenzó una lucha por obtener la autonomía, movimiento que persistió durante la década siguiente, así lo refiere el cronista universitario, Inocente Peñaloza García.

Este es un fenómeno que duró aproximadamente diez años de haberse gestado dentro del Instituto. Ladislao S. Badillo, que era un líder estudiantil, declaró una huelga para protestar por el cese de varios maestros del Instituto y esto provocó un conflicto entre los estudiantes y las autoridades del Instituto, pero dentro del desarrollo de esa huelga surge por primera vez la demanda de autonomía

PRIMERAS IDEAS DE AUTONOMÍA EN TOLUCA

Badillo estaba convencido de que la escuela superior debía ser vinculante con el campo y la sociedad, por lo cual encabezó distintas luchas y huelgas en favor de sectores como los normalistas, obreros y maestros que, de acuerdo con el cronista de la UAEM, en aquella época dieron como fruto la fundación del Bloque de Maestros, precursor del actual Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México.

Pero las ideas izquierdistas del estudiante institutense no eran fortuitas. En la entidad se iniciaba un modelo educativo socialista impulsado por el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río.

Asimismo, unos años antes, en 1929, la Universidad Nacional había logrado su autonomía, así lo refirió el decano Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México, en una entrevista realizada en 2016. En este movimiento sociopolítico participaron estudiantes mexiquenses como Remedios Albertina Ezeta y el institutense y ex presidente, Adolfo López Mateos.

Fue así por influencia de las luchas autonómicas universitarias que en aquellos tiempos nos habían llegado de Sudamérica, como a raíz del asesinato del presidente electo pero no en funciones, el General Álvaro Obregón Salido, que comenzaron las luchas pro autonomía de la Universidad Nacional de México

En aquella época, había apenas dos escuelas normales en Toluca, las cuales eran administradas por el gobierno estatal. Y había una más, en el municipio de Tenancingo, que estaba bajo el mando del gobierno federal.

Entonces obtener la autonomía de una institución de educación superior se volvió una demanda cada vez más importante para los estudiantes y profesores, pues con ello se garantizaría la libertad ideológica, asegura Peñaloza García.

Fundamentalmente la libertad para pensar, para discutir todo tipo de temas, para investigar todo tipo de cuestiones sin interferencias de autoridad alguna sino en un ambiente de total libertad. Yo creo que esa libertad para investigar, de cátedra, para enseñar a los estudiantes son la base de la autonomía, esa libertad académica

PRECURSORES DE LA AUTONOMÍA

Pero no fue sino hasta la década siguiente, cuando estudiantes y profesores conjuntaron esfuerzos e iniciaron un movimiento para solicitar la autonomía del Instituto Científico y Literario del Estado de México.

Tras la muerte de Ladislao S. Badillo en 1936, el estudiante y, posteriormente, profesor, Carlos Mercado Tovar, tomó el mando y consiguió una “autonomía de facto” para el Instituto por el gobernador en turno, Wenceslao Labra. Sin embargo, el cronista de la Facultad de Ingeniería de la UAEM, Horacio Ramírez de Alba, detalla que no hubo ningún documento jurídico que avalara esta decisión.

Así llegó el año de 1943. Mientras la Alemania de Adolf Hitler vislumbraba el fin del Tercer Reich en manos del ejército soviético durante la Segunda Guerra Mundial, los jóvenes institutenses alcanzaron los ideales del humanismo.

En aquel entonces pues había una inquietud porque estaba el mundo en conflictos bélicos muy importantes, entonces se decía bueno, si los países están en conflictos armados tan sangrientos, las Universidades debemos responder a los propios ideales del universitario que son el humanismo, la cultura y la libertad de expresión. Yo creo que eso es lo que en esa época motivó el impulso de buscar la autonomía

La comunidad institutense, respaldada por el entonces director Juan Josafat Pichardo, emprendió un camino más sólido por lograr su autonomía, la cual estaba impulsada por el movimiento de la Universidad Nacional como por la reforma de la Universidad de Córdoba en Argentina, como lo señala el cronista Peñaloza García.

Hay antecedentes de la reforma de la Universidad de Córdoba que consistió precisamente en demandar la Autonomía para que el desarrollo de la cultura, de la ciencia y de la investigación se pudieran realizar en un ambiente de libertad, sin presiones. En una comunidad académica que sería formada por profesores, estudiantes, investigadores sin intromisión de los órganos oficiales o de algún tipo de poder y que después tuvo influencia en varios países hasta llegar a México. La reforma de Córdoba debe considerarse como antecedente de otros movimientos por la autonomía

POSTURAS ENCONTRADAS SOBRE LA AUTONOMÍA

En aquel momento, Isidro Fabela Alfaro desempeñaba sus funciones como gobernador del Estado de México. De acuerdo con el cronista de la UAEM, era considerado un gran intelectual debido a sus estudios en la Universidad Nacional, por lo que estaba de acuerdo en otorgar la autonomía al Instituto Científico y Literario de la entidad, pero bajo sus propias condiciones.

Tanto el gobernador como los estudiantes querían la Autonomía para el Instituto, en eso coincidían, pero en lo que había diferencias era en la forma de concederla. Es decir, había una ley que proponía la Cámara de Diputados reproduciendo los puntos de vista del Gobernador y otra ley que proponían los Institutenses

La propuesta de Ley por la Autonomía redactada por estudiantes y académicos no agradó al entonces titular del Ejecutivo estatal, pues el gobierno dejaba de tener injerencia en la elección de las autoridades.

El financiamiento de los recursos también causó conflicto. Mientras los integrantes de la institución pugnaban por la intervención del Estado para asignar los fondos económicos, el gobierno estatal aseguraba que la institución debía encontrar también la autonomía económica, así lo explica el cronista de la Facultad de Ingeniería.

Fue difícil al principio porque hubo una especie de castigo ‘ah, pues ya son autónomos busquen sus recursos’, cosa que no debe ser así porque la sociedad a través de sus diferentes órdenes de gobierno debe respaldar la educación superior. Pero así se tomó en ese momento hasta que se calmaron las aguas y se vio la necesidad de soportar adecuadamente la educación superior

Ante el calor de los desacuerdos, estalló una huelga encabezada por los institutenses, la cual fue reprimida por las autoridades estatales.

Varios de los alumnos que participaron fueron encarcelados. Entre ellos, José Yurrieta Valdés, que en ese entonces fungía como Secretario General de la Sociedad de Alumnos del Instituto, así lo relata el cronista Ramírez de Alba.

Él (José Yurrieta Valdés) nos comentaba que inclusive fue a parar a la cárcel y que siendo de una familia respetable pues pronto lo tuvieron que sacar y eso motivó a que el gobernador Isidro Fabela finalmente después de mucho detener la iniciativa, la autorizó la de nombrar autónomo al Instituto Científico y Literario

Finalmente la Ley de Autonomía del Instituto fue aprobada por la legislatura local el 30 de diciembre de 1943 y entró en vigor el 15 de enero del siguiente año, con lo que el Instituto Científico y Literario se convirtió, finalmente, en el ICLA.

 

LA AUTONOMÍA EN EL SIGLO XXI

De acuerdo a una investigación hemerográfica realizada en el Archivo Universitario de la UAEM, la ley aprobada garantizó un régimen de plena autonomía jurídica, técnica, administrativa y económica para el Instituto, así como la contribución del Estado a través de subsidios anuales por parte del ejecutivo estatal y la donación de muebles e inmuebles para formar el patrimonio del Instituto Científico y Literario Autónomo.

Tras años de lucha, estas fueron algunas de las conquistas de la comunidad institutense que, según relata Peñaloza García, se mantendrían hasta la transformación del ICLA en la Universidad Autónoma del Estado de México en 1956.

A pesar de las transformaciones que tenga la institución, la sociedad, el poder público, el sector privado, a pesar de todo eso debe preservarse la autonomía como un valor fundamental que interesa y beneficia a todos. En realidad la autonomía universitaria no solo beneficia a los universitarios, sino propicia una formación de hombres libres que repercute en favor de la sociedad entera

Ante estos escenarios, el cronista Ramírez de Alba señala la importancia hacer de la autonomía una característica de la educación superior en pleno siglo XXI, pues es así como las Universidades determinan la calidad del desarrollo de una nación.

Yo sí noto una gran tendencia a ser de la educación superior una especie de negocio, de empresa, entonces eso yo pienso que es peligroso para el país, para los jóvenes porque a lo mejor los jóvenes saldrían bien preparados como empleados pero como personas íntegras yo creo que no lo harían más que en las universidades autónomas. Hay instituciones que están creciendo mucho en el lado privado, pero obviamente es otra forma de ver la educación, yo creo que los que estamos formados en las universidades públicas y autónomas debemos defender esa categoría

REFERENCIAS:

 

 

 

 

 

  • Música de Agustín Lara obtenida de la FONOTECA NACIONAL

 

  • Documentos resguardados por el Archivo Universitario de la UAEM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s