RIESGOS DEL PERIODISMO DE CIENCIA

Carlos Hernández.

El área científica mexicana, sorpresivamente, si incluimos el medio ambiente en ella incluye los componentes de la violencia que yo he atestiguado, no sufrí nada serio, pero además he indagado con científicos que están en campo y si existe esta fricción o encuentro con grupos del crimen organizado

Contrario a lo que se pensara, el periodismo de ciencia también enfrenta uno de los flagelos que al primer cuarto del siglo XXI ha dañado de diversas maneras al país: la permanencia de grupos de delincuencia organizada en reservas naturales.

La investigación periodística en campo, relacionada con el medio ambiente, es una de las más vulnerables.

FRENTE A LA DELINCUENCIA ORGANIZADA

Iván Carrillo, experimentado periodista de ciencia explica lo ocurrido en 2015, en las grutas de Juxtlahuaca, en el corazón del estado de Guerrero.

Durante su investigación sobre la relación de los murciélagos y la industria del agave para la revista Nat Geo  vivió de cerca la presión ejercida por el crimen organizado sobre prácticamente todas las actividades, incluido el periodismo.

Tuve que tener que llegar a presentarnos ante la policía. Primero hay que ocultar que eres periodista, para no despertar suspicacias, de los militares, luego de los policías y luego de un grupo desconocido. Después presentarnos ante la policía porque íbamos a trabajar en las cuevas por la noche y luego estando en una fonda, ver arribar a un grupo armado e intimidando, desafiando con las armas

En México el trabajo científico en campo ha tenido que convivir con la presión que ejerce la delincuencia organizada.

Mi nombre es Octavio Monroy Vilchis, soy investigador del Centro de Investigación en Ciencias Biológicas Aplicadas (CICBA), nosotros en el sur del estado de México, hace más de 20 años comenzamos a trabajar básicamente en hacer levantamientos biológicos de plantas y animales

Durante más de 20 años, el biólogo de la Universidad Autónoma del Estado de México, Octavio Monroy Vilchis ha realizado investigación de campo en la sierra montañosa de Nanchititla siguiendo la huella del jaguar y otras especies endémicas.

Esta reserva natural, cubre los municipios de Tejupilco y Luvianos, al sur del Estado de México. Sus comunidades colindan con Guerrero y Michoacán, es sin duda uno de los puntos más complicados por la presencia de grupos dedicados a actividades ilícitas.

Ese tipo de zonas son muy vulnerables, las carencias de las necesidades más básicas, hace que sean sitios socialmente frágiles y fácilmente manipulables y convencibles de que se dediquen a otras actividades ilícitas

En comparación a la década de los noventa –cuando comenzaron las investigaciones de la UAEM en la zona- entre los años 20042008 se recrudeció la incidencia de actividades ilícitas, lo que obligó a disminuir su trabajo científico y tuvieron que dedicarse a investigar otros temas.

Fue una época complicada, porque en ese entonces estábamos en diferentes zonas de la sierra y dejamos de hacerlo, comenzamos a dejar de generar información, a nosotros nunca nos pasó nada porque ya nos conocían (…) nos tocó ver a personas encapuchadas y con armas en los mismos caminos y en un congreso nacional de mamíferos, recuerdo bien que en ese congreso terminaban comentando que todos tenían problemas en el país y que había sido poco el trabajo de campo por presencia del narco en todo el país

Para el etnógrafo Argentino, Salvador Maldonado Aranda, los contextos que comparten diversas naciones de Latinoamérica de violencia y presencia de la delincuencia organizada modifica irremediablemente la manera en cómo se realiza investigación científica y en consecuencia su eventual cobertura periodística.

En su análisis titulado “Desafíos etnográficos en el estudio de la violencia” subraya que el estudio de la violencia frente a los actores mismos de ella puede acarrear consecuencias inesperadas, en clara referencia a las reacciones violentas que pueden tener los grupos delictivos ante la presencia de investigadores.

Frente a este escenario, la cobertura periodística de ciencia y medio ambiente se ha ubicado, no sólo en México como una actividad de riesgo para los profesionales de la comunicación. En la Cumbre de Cambio Climático COP 21, que se llevó a cabo en Paris, Francia en 2015 la asociación internacional Reporteros Sin Fronteras presentó un informe en el que señaló que abordar los problemas ambientales representa enfrentar presiones fuertes.

El documento pone de relieve las amenazas, presiones y agresiones de las que son sujetos los comunicadores especializados en esa área. De 2010 a 2015, nueve de cada diez homicidios por esta causa se registraron en países como India, Camboya, Filipinas e Indonesia. En América Latina fue Perú la nación que en ese periodo registró un total de seis periodistas asediados a causa de sus reportajes.

DE FRENTE AL PODER POLÍTICO Y ECONÓMICO

Es así como realizar coberturas periodísticas sobre medio ambiente, desde la óptica de la ciencia, no sólo acarrea encuentros con la delincuencia organizada. En México también representa enfrentar al poder económico y político del país.

Soy Alejandro Melgoza, soy reportero independiente, trabajo para medios nacionales e internacionales y me dedico al periodismo desde seis años

Durante nueve meses, Alejandro se internó en el mundo de la pesca de la mano de DATAMARES, proyecto de investigación de la bióloga Catalina López Sagástegui de la Universidad de California en San Diego.

Documentar en ese periodo, el extenuante trabajo que se realiza en el mar, le permitió apreciar el rigor del trabajo científico, pero también conocer de cerca las carencias de los pescadores y la problemática política de la que son sujetos.

Realizar periodismo de ciencia no equivale a sustraerse de los problemas que rodean al país, por el contrario, afirma que representa la oportunidad para abordarlos con mayor sustento y revelar la corrupción.

Por ser ciencia no quiere decir que sea menos riesgoso, por ejemplo los de ciencia con el medio ambiente, está muy relacionado los recursos naturales y es uno de los más delicados a nivel mundial, y que hables de corrupción por ejemplo no te limita que sea científico tu trabajo, al contrario si abordas también ese tema es mucho más completo

La corrupción vista no sólo por el poder político, sino desde el económico, es uno de los temas que también pone sobre la mesa el periodismo de ciencia.

El presidente de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia, Manuel Lino confirmó la existencia de comunicadores que, dedicados a temas ambientales, experimentaron en algún momento la presión por parte del sector empresarial.

El periodismo de ciencia puede tener muchas ramas, uno es el medio ambiente y puedes pisar muchos cayos, puedes pisar a las empresas que contaminan el medio ambiente. Conozco el caso de un compañero que estuvo amenazado, no de pistola, sino de juicio, sino por haber publicado resultados de estudios científicos por la contaminación de una empresa y también tienes estos riesgos

Ante las amenazas para ejercer la actividad periodística dedicada a la ciencia en materias como el medio ambiente, el Instituto Internacional de Prensa calificó a Latinoamérica y el Caribe como una de las regiones más peligrosas.

El riesgo se multiplica en México con datos que emite ésta misma asociación, que ubicó al país a la cabeza de las naciones más peligrosas para ejercer el periodismo en la región en 2017, con un total de 14 homicidios.

VISTAZO AL FUTURO DEL PERIODISMO DE CIENCIA

Para el periodista de ciencia, Manuel Lino, ejercer la profesión en el ámbito científico no es distinta a la cobertura gubernamental o policiaca, al buscar el mismo fin: que el ejercicio del poder rinda cuentas.

A final de cuentas el ejercicio del periodismo es un ejercicio de enfrentarse al poder, en nombre de los ciudadanos y puede ser económico, de las armas, pero es ponerle coto y eso también se da en el periodismo de ciencia

En prospectiva, existe una gran oportunidad de los profesionales que desean dedicarse a reportear la ciencia, pues si bien, se advierten diversos riesgos, también se posiciona como un movimiento que fortalece al periodismo como lo explica Manuel Lino.

Creo que en este esquema donde se ha dado que el ejercicio de poder en México llegue a ser peligroso, que surjan movimientos periodísticos como el científico es fundamental, creo que estamos viendo, ante esta presión, un surgimiento importante del periodismo

Para Iván Carrillo el periodismo de ciencia es la actividad que está llamada a denunciar los abusos de los poderes públicos y fácticos, como el crimen organizado.

Creo que la violencia es uno de los factores que más pueden atentar contra el periodismo de ciencia, de medio ambiente y pasar inadvertido completamente y que nosotros como profesionales lo normalicemos y decir, bueno, es que están en su terreno y ni es su terreno, ni es su territorio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s