La Copa Menstrual como Alternativa Ecológica y Saludable

Greta Díaz GV.

Con alas, sin alas, delgadas, para flujo abundante, ultra absorbentes, nocturnas, con manzanilla, con olores, las toallas sanitarias y tampones esconden químicos que pueden llevar al síndrome de shock tóxico y están ligados al desarrollo de cáncer.

Las opciones son casi ilimitadas cuando se trata de toallas sanitarias. Lo mismo sucede con los tampones. Sin embargo, estos materiales, al mantener la sangre durante horas, esta entra en estado de putrefacción, así lo afirma Maira Gamboa Aldama, psicóloga y especialista en copas menstruales.

Cuando baja a una toalla sanitaria el contacto del vello púbico, más el sudor y además ya no está en su estado natural, entra en estado de putrefacción, por eso es que huele, por eso es que genera más bacterias. Lo mismo podría pasar con los tampones. La diferencia es que huelen menos que una toalla sanitaria  pero despiden pelusas que pueden llegar a rozarnos

Maira recalca que esto no sucede con las copas menstruales, pues el silicón no absorbe, sino que retiene la sangre que se mantiene dentro del cuerpo femenino a la temperatura corporal, por lo que el fluido no comienza el proceso de putrefacción, y así se evitan olores.

AFECTACIONES A LA SALUD POR EL USO DE PRODUCTOS MENSTRUALES 

Para perfeccionar las toallas y tampones, cada vez se han agregado más químicos a los productos de higiene femenina. Hariz Islas Flores, especialista de la Facultad de Química de la Universidad Autónoma del Estado de México, recalca que estos materiales sintéticos pueden no hacer daño, pero si se tiene una exposición continua a ellos, pueden llevar a diversas reacciones alérgicas.

El poliéster, polipropileno y polietileno se utilizan para el revestimiento de las toallas sanitarias y de los tampones. Sin embargo, sí han estado reportados que pueden producir reacciones alérgicas como erupciones o irritaciones en la mujer que está en contacto con ellos. Puede ser que las primeras veces que llegues a utilizar una toalla no te produzca nada, pero las reacciones alérgicas lo que hacen es que por uso continuo estés creando defensas contra ese tipo de compuestos o que seas más susceptible a ese tipo de compuestos

Por otro lado, las toallas y tampones también contienen poliacrilato. Hariz Islas Flores destaca que uno de los polímeros más absorbentes que existen en la industria. Este químico puede llegar a absorber no sólo la sangre menstrual sino también los flujos vaginales que son esenciales para mantener balanceado el PH. En cuanto eso sucede, las mujeres están más propensas a sufrir infecciones como la candidiasis.

Así mismo, la especialista en química recalca que el algodón utilizado para estos productos está expuesto a herbicidas y plaguicidas. Las dioxinas en ellos son muy persistentes dentro del medio ambiente.  De acuerdo a una investigación realizada por el Instituto de Salud Pública de México, cuando las mujeres están expuestas continuamente a estos químicos por medio de los tampones y toallas sanitarias, se crea un posible efecto acumulativo. Cabe destacar que las dioxinas son causantes de cáncer.

El algodón viene de plantas que tienen como cultivos y están expuestos ambientalmente a otro tipo de productos como herbicidas o plaguicidas. Dentro de la producción de herbicidas o plaguicidas, como subproductos de esos compuestos, podemos tener dioxinas. Las dioxinas on de los compuestos más tóxicos que hay dentro del ambiente y están relacionados con procesos de carcinogénesis. Alteran el metabolismo, la reproducción y la función de las células. También pueden alterar el sistema inmune o dañar la reproducción y el desarrollo. Todo esto va a desarrollar en procesos de cáncer

IMPACTO ECOLÓGICO

Estos químicos terminan en los depósitos de basura, más adelante se filtrarán al agua, tierra y aire, afectando cualquier organismo que entre en contacto con ellos.

Muchos son compuestos persistentes, no son degradados fácilmente, sino que van a estar en el ambiente por mucho, mucho tiempo. ¿Cómo afectan? van a afectar  a todos los organismos que entren en contacto con ellos. Ya sea a los más pequeños micro invertebrados o a los vertebrados. Incluso llegando a organismos superiores

Islas Flores afirma que es muy probable que regresen hasta el ser humano a través del agua y del alimento animal o vegetal.

Aunado a esto, una vez utilizada, una toalla sanitaria tarda de 100 a 600 años en biodegradarse. Es decir, las toallas que una mujer utiliza en su primera menstruación, seguirá en el mundo tras su muerte, la de sus hijos y la de sus nietos. Una mujer, menstrua aproximadamente tres mil días, si cada día usa cuatro toallas sanitarias, en su vida desechará al menos 12 mil compresas que estarán en el planeta por siglos.

COPA MENSTRUAL Y EMPODERAMIENTO FEMENINO

Por ecología y salud femenina, las copas menstruales se han vuelto en una alternativa a los productos menstruales desechables. Sin embargo, otra de las razones es el empoderamiento femenino. Karla Castañeda Chávez, especialista de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAEM, destaca que la copa menstrual permite a las mujeres comprender su menstruación y dejar de ver la sangre como algo negativo.

Cuando le dedicas a tu cuerpo ese cuidado de decir “ya no voy a u sar toallas, sino usar la copa menstrual; cuando comienzas a tocar tu sangre y te das cuenta que no es asquerosa, que no es desagradable y que simplemente es el tejido endometrial el que salió porque no contuvo ningún óvulo fecundado te das cuenta que es tu cuerpo y eres tú, creo que es ese momento en el que lo quieres compartir con otras mujeres

Este autodescubrimiento del cuerpo femenino ha creado que las mujeres quieran compartir entre ellas la experiencia de la copa menstrual. Karla Castañeda Chávez destaca que el dispositivo ha creado redes más fuertes entre mujeres.

Cuando toda la vida o por veintitantos años te dicen que es malo, sucio, asqueroso, y te das cuenta que no es cierto, claro que lo vas a compartir. Y si descubres una copita menstrual que te va a durar 10 años, no nada más cambias tu vida, sino que cambias la vida de otras mujeres que aparte viene a cambiar esa tendencia a competir, quieres que ella sea parte de este cambio.Es una forma de sororidad. Si yo ya ayudé a mi cuerpo o me ayudé a mí misma, para aceptarme, quiero que tú también te aceptes.

En redes sociales, la copa menstrual se ha popularizado. Hay grupos en los que se venden, se comparten experiencias y ayuda entre mujeres. Ya sea por higiene, ecología o empoderamiento femenino, la copa menstrual se ha convertido en un símbolo de sororidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s