Antonio Hamanoiel Rodríguez, orgullo UAEM, en la Universidad de Oxford

Greta Díaz GV.

Fue muy emocionante ver en la bandeja de entrada en mi correo el mensaje donde iban a dar la decisión final, pues te empieza a latir bastante el corazón. Y cuando ves el correo y ves que te aceptaron, uno puede ver con las primeras tres, cuatro palabras en qué sentido. Y cuando ves que te aceptaron el corazón brinca muy fuerte. Los siguientes días estás como en un sueño intentando adivinar lo que se viene, y finalmente es mucha alegría.

Así es como Antonio Abraham Hamanoiel Rodríguez, egresado de la Universidad Autónoma del Estado de México, describe el momento en el que supo que había sido aceptado para estudiar la maestría en Políticas Públicas en la mejor universidad del mundo según Times Higher Education World University Rankings: Oxford.

Siendo el segundo de tres hijos, desde pequeño tenía curiosidad sobre temas políticos y económicos; sin embargo, su verdadero interés por los temas sociales surgió por su participación en programas modelo de la ONU durante la preparatoria. Antonio asegura que esta actividad fomentó su gusto por las ciencias políticas, el derecho, temas internacionales y la investigación; pero sobre todo, fortaleció la confianza que tenía en sí mismo.

Creo que lo que más me ayudó es que me dio confianza. Resulté bueno en los modelos, pero sobre todo los disfrutaba. Entonces me empezó a dar confianza como sujeto intelectual. A partir de esa confianza fundo mi cariño tanto a las Relaciones Internacionales como al Derecho y posteriormente al resto de mis actividades en mi vida profesional y académica. Dije “pues yo puedo, de una u otra forma, puedo”.

ESTUDIANTE ORGULLOSAMENTE MEXIQUENSE

Al término de sus estudios de preparatoria, Antonio estaba seguro de ingresar a la Facultad de Derecho en la UAEM, pero no acreditó el examen de admisión. Sin embargo, no se dio por vencido, durante un año estudió inglés, trabajó y se preparó para volver a intentarlo. La segunda vez, lo logró.

Durante el segundo año de la Licenciatura en Derecho, decidió estudiar Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional Autónoma de México. Sucedió lo mismo que en la UAEM, pero su perseverancia lo llevó a presentar el examen de admisión tres veces, hasta ser admitido.

A pesar de estudiar en dos universidades distintas, Antonio asegura que su Alma Mater siempre será la mexiquense.

Claro que es mi Alma Mater, primero, soy del Estado de México. Soy de Toluca. Fui consejero universitario, lo cual me hace una vinculación mayor con mi comunidad. El hecho de la identidad se genera con el contacto, con la pertenencia y la permanencia en la institución. Muchas horas de mis estudios, incluso de Relaciones Internacionales las pasaba en la Facultad de Derecho de mi universidad o en biblioteca central. Sin demeritar el cariño que le tengo a la UNAM, si hablamos de corazón y latidos, el mío es verde y oro.

LA BECA QUE LO LLEVARÁ  A OXFORD

Con su hermano mayor como ejemplo, Antonio Abraham desde la carrera buscó becas para salir de movilidad a España. Ahora, para ir a Oxford es acreedor de la beca Chevening, que se otorga únicamente a 15 de dos mil aplicantes.

Antonio está seguro que gran parte de lo que le permitió obtener la beca, es conocer y querer resolver los problemas de su comunidad, convicción que adquirió de las universidades públicas.

El punto central es que si no conoces los problemas de tu comunidad, de tu estado, es muy difícil que puedas hacer un impacto positivo. Y las universidades públicas te dan eso. Te dan ese contacto, precisamente con tu comunidad, donde vas viviendo en carne propia o en una visión periférica muy cercana qué es lo que se necesita y cómo podemos abonar.

SU SUEÑO, DAR RESPUESTA A PROBLEMÁTICAS EN MÉXICO

Después de un año y medio de estudios en la Universidad de Oxford y prácticas profesionales en Inglaterra, el universitario regresará a México. Le gustaría trabajar en alguna dependencia de gobierno, una ONG o un think tank, es decir, instituciones de investigación.

Asegura que la maestría le permitirá encontrar respuestas a diversas problemáticas del país. Hay tres temas que lo inquietan y en los que quiere intervenir: seguridad, corrupción e impunidad.

México, no nada más como cliché político, nos necesita. En ese sentido, regresar significa venir a apoyar en lo que necesita el país. Y de esa manera Oxford es quien da la oportunidad para ir a la mejor institución ver las mejores herramientas ver lo que se está haciendo tanto en Inglaterra como en el resto del mundo y aplicarlo al fenómeno mexicano.

Antonio tiene muy claro que los obstáculos se presentan, sin embargo, por medio de la perseverancia se pueden superar y aprender de ellos. Su principal consejo para los jóvenes mexicanos es ir más allá, hacer sus propias investigaciones, involucrarse en actividades extracurriculares, ser curiosos, pero sobre todo no darse por vencidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s