PODCAST: LA NUEVA FORMA DE LA RADIO

La radio frente a la nuevas plataformas tecnológicas

Carlos Escutia.

Cuando el podcast tuvo su auge en 2004 se pensó que era la evolución de la radio y la reemplazaría. Sin embargo, a pesar de la gran oferta que hay en la red, la radio sigue viva.

Aunque los dos se traten de productos de audio, no se rigen por la misma producción, así lo asegura Fernando Benavides, director de DIXO, la empresa de podcast  con más descargas en habla hispana. Mientras la radio se transmite en vivo, el podcast es un producto grabado.

Cuando tú estás haciendo radio, cuando haces radio en cabina, sabes que te están escuchando en ese momento personas. Cuando haces un programa grabado para radio, le puedes poner toda una producción también. Pero también sabes que va a morir inmediatamente una vez que salga al aire, quizá con una repetición o dos, no más que eso. Es muy poco agradecido, en ese sentido, el destino con todo lo que uno le invierte haciendo radio. El podcasting no, el podcasting no tiene esa emoción de saber que te están escuchando en ese momento. Pero sí sabes que va a quedar para la eternidad o hasta que los servidores funcionen.

PODCAST VS RADIO

Benavides afirma que no es el mismo sentimiento hacer radio que podcast, en este útlimo le están hablando a la pared. En la radio sabes que le estás hablando a la gente. El podcast, además depende de una conexión internet.

A diferencia de Fernando Benavides, quien no ve una relación directa en el público que escucha podcast, Iván Nieblas, miembro de Convoy, otra plataforma para escucharlos, percibe más relación entre locutores, plataformas digitales y público.

No creo que se pierde absolutamente nada de contacto con el público. Al contrario, yo diría que hay mucha más contacto en esta cuestión de on demand. Estamos supeditados a lo que el público nos pide. El público, por ejemplo, en el caso de Convoy al menos es el que manda. El público es quien nos dirige sobre el contenido que nosotros tengamos que otorgar o que ellos quieren que les ofrezcamos. La diferencia con la radio es que está atada a muchas cuestiones, por ejemplo, está supeditada al criterio del programador, está atada de manos a lo que les diga al directivo de la estación  al directivo del patrocinio.

La interacciones que se hace con las nuevas plataformas es a través de redes sociales, los radioescuchas comentan sobre algún episodio o sobre lo que quieren escuchar. El contacto es más directo.

Juan Antonio Sampere, creador de contenidos digitales, afirma que la radio está regida por el tiempo, la programación y el criterio editorial de la estación. Por otro lado, en los podcast no hay, en muchas ocasiones, anunciantes.

En la década de los noventa, trabajó en varias estaciones de radio, cuando era todavía análoga y funcionaba a partir de carretes. En la primera parte del siglo XXI descubrió los podcast, cuando vivía en Estados Unidos. Los ve como un barco pirata.

Para mi un podcast en un medio de expresión sin filtros, sin compromisos, que es puramente algo que obedece a mis intereses personales y a lo que yo quiero comunicar. Uno de mis podcasteros favoritos habla que él no hizo un podcast, hizo un barco pirata, porque él se maneja por sí solo, él es libre, no está atado a un medio. Él es el medio, él dice lo que quiere. Si un anunciante dice “no me gusta lo que dice este tipo”. Bájate de este barco, este barco no es para ti. Habrá quien se quiera subir al barco pirata, tanto consumidor, como anunciate. Te da una libertad mediática.

Fernando Benavides también es encargado de varias producciones dentro Reactor 105.7 fm, que pertenece al Instituto Mexicano de la Radio. Al tener experiencia en ambas plataformas, ve que el podcast tiene una mayor vigencia.

La radio tiene esa magia que no tiene el podcasting. Pero la radio es muy efímera. En la radio tú haces algo y en realidad se muere en ese momento. El tiempo de impacto es muy limitado, no así con el podcasting. El podcast es un trabajo de estudio en donde puedes dedicarte muchísimo más a detallar, a diseñar y hacer las cosas y las piezas y se va a quedar ahí para siempre.

MEDIOS DIGITALES 

El locutor Iván Nieblas, quien además conduce y escribe varios programas dentro de la aplicación Convoy, encuentra varias diferencias entre los medios completamente digitales y la radio. Se encuentran cuestiones de tiempo, anuncios, entre otros.

No tenemos una cabina estática, como en la radio convencional. La ventaja de que sea digital, es que nosotros podemos hacer el programa desde donde queramos. Podemos hacer, por ejemplo, la entrevista en la casa del entrevistado. La otra cuestión es que no estamos atados a nada. No hay límite de tiempo, podríamos hacer un podcast larguísimo como de tres horas, si queremos. No hay cortes cortes en los programas. No estamos atados a algún anuncio de la estación, de gobernación, de algún patrocinador. Es un medio bastante libre esta cuestión de lo digital.

Benavides asegura que en el podcast no hay censura. Percibe que en ellos puedes llevar toda tu personalidad. No así a una estación de radio, por más que haya libertad, asegura que estás supeditado a los criterios de la estación, a la programación musical o a los criterios editoriales, comerciales o de tiempo.

La personalidad de la gente se refleja en el podcast, pero la radio tiene magia. Esa pequeña adrenalina que surge de estar escuchando, no deja de ser un medio muy poderoso a nivel local, que esa es otra. Es la gran ventaja y desventaja de cada uno. El podcasting tiene un impacto mundial, te escuchan de todos lados. La radio es un medio muy poderoso de forma local, eres un líder de opinión pero localmente. Si sales más allá de tu rango de frecuencia en la antena, ya no te van a conocer, Hay diferencia muy marcadas. Ninguna compite con la otra. El hecho de que sean audio la dos, realmente no hay ninguna competencia.

Antonio Sempere ve que todavía hace falta una cultura del podcast en México, los más descargados en itunes son programas de radio que se suben a la plataforma digital, pero que no están concebidos, desde el inicio, como un podcast. Siguen ciñéndose a un producto radiofónico tradicional.

Es como un producto que se originó en otro medio y lo subiste ahí. Funciona como podcast, desde el punto de vista de distribución, mas no está convencido como tal desde un principio, porque se ciñe a ciertos lineamientos como limitantes de tiempo, a formatos preestablecidos, hasta el lenguaje que se utiliza. El podcast no tiene esas restricciones de lenguaje, a lo mucho te ponen una etiqueta de lenguaje explícito. Puedes hablar prácticamente de lo que sea, es muy difícil que te encuentres con situaciones de censura. Son esas pequeños sutiles diferencias, que te hablan de medios distintos.

A pesar de que la cultura del podcast en México necesita afianzarse, Nieblas, Sampere y Benavides coinciden que el reto que tiene la radio es llamar la atención del público. Entre tantas ofertas que hay de entretenimiento en la red, generar un contenido original, inteligente y que atraiga a los escuchas es la tarea y el reto que tiene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s