El culto hacia Miguel Hidalgo tras su paso por Toluca

Greta Díaz GV.

El Estado de México fue pieza clave en la primera etapa de la lucha independentista.

Desde antes de que Miguel Hidalgo llamara al pueblo a levantarse en armas, los habitantes de la entidad mexiquense ya estaban listos para un cambio.

De acuerdo con Gerardo Novo, cronista de Toluca surgieron agrupaciones que planeaban rebelarse pero no lograron tomar fuerza.

Ya había mucho descontento y aquí hubo intentos muy tempranos. No pasaron a mayores porque se mantuvieron en el clandestinaje. Pero habían empezado a prender la mecha, aunque fuera a correr la voz.

MIGUEL HIDALGO LLEGA A TIERRAS MEXIQUENSES

Poco más de un mes después del Grito de Independencia, el 24 de octubre de 1810, Miguel Hidalgo y su ejército entraron al Estado de México por Tultenango, al norte de la entidad. En su camino a la capital de la Nueva España, el Ejército Insurgente pernoctó en la Hacienda La Jordana y pasó por San Felipe del Progreso.

Hidalgo llegó a Ixtlahuaca, donde fue recibido por el sacerdote local y el cura de Jocotitlán, quién le entregó una orden de excomunión. Así lo relata Carlos Chimal, cronista del Plantel Atlacomulco de la Universidad Autónoma del Estado de México.

 El padre de Jocotitlán le da el acta de excomunión. Los partidarios de Hidalgo se la quitan, la rompen, la pisan y dicen en voz alta “ni diez excomuniones nos van a valer, porque nosotros tenemos la verdad y somos los que la llevamos”.

A pesar de este acontecimiento, fue hasta el 11 de julio de 1811, en Chihuahua, que oficialmente se le dio a conocer al Padre de la Patria el edicto de excomunión, antes de ser fusilado.

TOLUCA RECIBE AL PADRE DE LA PATRIA

Entre vítores y aclamaciones, Miguel Hidalgo y su ejército de 80 mil personas entraron a Toluca el 28 de octubre de 1810 por la avenida ahora nombrada Independencia.
Carlos Chimal menciona que la capital mexiquense se convirtió en la primera ciudad que recibió al Cura Hidalgo con música.

Se dice que la entrada a Toluca fue muy tranquila. Fue el primer lugar que lo recibe con banda de viento. Para poder oficiar misa, mandó derribar la puerta de la iglesia de los franciscanos, que es el mismo lugar donde hoy está la Catedral

Algunos historiadores aseguran que la Independencia de México se erigió en tardes chocolateras y Toluca no fue al excepción. Emmanuel Sánchez López, historiador egresado de la UAEM, afirma que la familia Olaes recibió al cura en su hogar y le ofreció una merienda.

Hidalgo pernocta en lo que ahora es el museo José María Velasco, la familia Olaes le ofrece un panecillo de manteca acompañado de una taza de chocolate.

Mientras el cura Hidalgo dormía en una casona en el centro de la ciudad, el Ejército Insurgente se hospedó en la región que ahora se conoce como El Calvaro.

BATALLA DEL EJÉRCITO INSURGENTE

Días después, con tropas reforzadas por campesinos que se unían en el camino, se llevó a cabo la Batalla de las Tres Cruces, en OcoyoacacEl Ejército Insurgente se enfrentó al Ejército Realista. A pesar de que llevaban únicamente dos cañones y armas improvisadas, Miguel Hidalgo e Ignacio Allende salieron victoriosos de su primera batalla.

Para el especialista en historia de la Máxima Casa de Estudios mexiquense, el paso de Hidalgo por Toluca fue de gran importancia.

Era el respiro y toma de energías tanto militares como políticas como motivacionales, para enfrentar a los realistas en el Monte de las Cruces

INICIA LA RETIRADA DE HIDALGO

A pesar de vencer al enemigo, el grupo insurgente cambió de estrategia al arribar a Cuajimalpa. Versiones refieren que su retirada fue debido a las bajas de la batalla. Así, comenzó su regreso al norte del país con un contingente de 40 mil personas, la mitad de cuando empezó el movimiento.

Pasaron una noche en Jiquipilco, y la mañana del 7 de noviembre, el ejército se enfrentó nuevamente contra los realistas en Aculco. La batalla fue perdida.

Hidalgo decidió emprender camino hacia Valladolid y dejó el Estado de México con el sentimiento de derrota; sin embargo ya había plantado la semilla de la insurgencia entre los mexiquenses.

EL CULTO HACIA EL PADRE DE LA PATRIA EN TOLUCA

El 15 de septiembre en Toluca se erige el primero monumento a Hidalgo, es el que ahora está en Tenancingo. También se creó un himno

Unas águilas de piedra rememoran la ruta de Miguel Hidalgo por México. En 1960, el presidente Adolfo López Mateos colocó 260 monumentos, de los cuales 50 se encuentran en territorio mexiquense. Cada uno representa los pasos del ejército insurgente que luchó por una nación independiente.

Si te interesa escuchar o descargar este reportaje completo, te dejamos la siguiente liga de acceso desde SoundCloud:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s