LABOR DEL PADRE SOLALINDE

DEFENSOR DE MIGRANTES, ALEJANDRO SOLALINDE: SU PASO POR LA UAEM.

Ginarely Valencia.

Las raíces del sacerdote, activista y defensor de los derechos humanos de migrantes centroamericanos se forjaron en tierras mexiquenses. Texcoco vió nacer a Alejandro Solalinde Guerra en 1945, pero en Toluca maduró su vocación.

Su temperamento rebelde, pensamiento crítico y espíritu humilde lo han caracterizado desde su paso por las aulas de la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Fue una experiencia muy hermosa la Universidad Autónoma del Estado de México y un ambiente muy bonito que me encontré en Humanidades. Fui consejero alumno,  cuando ya era sacerdote. He recibido mucho de  mi Alma Mater

Su inquietud por conocer mejor al ser humano no la encontró en la filosofía ni en la teología. Eligió la Licenciatura en Historia de la UAEM para dar respuesta a sus cuestionamientos.

PENSAMIENTO CRÍTICO

Solalinde Guerra olvidó su condición de representante religioso y se unió con sus compañeros de clase, aunque eso no ocurrió con sus maestros.

A veces discutía con algún profesor porque yo creo que debe haber respeto para las creencias de cada quien, y no faltaba algún profesor que como yo era sacerdote y empezará a cuestionar ciertas cosas que son personales

Alejandro Solalinde, compaginó sus actividades en la Máxima Casa de Estudios mexiquense con su quehacer sacerdotal; sin embargo, su participación en movilizaciones estudiantiles no fueron bien vistas por el clero.

DEFENSOR DE LAS INJUSTICIAS

Si el estudiantado acordaba una cosa, yo lo hacía. Marchar, botear. No me importaba si en la mañana me hubieran visto celebrando la misa, o en el obispado

Siempre levantó la voz ante las injusticias y ayudó a los sectores más vulnerables. Su plan era establecerse en Toluca hasta que tuvo una fuerte experiencia en Oaxaca que le dio la claridad para descubrir su verdadera vocación.

Yo vivía elegantemente, me vestía bien, una vida totalmente burguesa. Cuando voy a Oaxaca, veo unas indígenas en el rayo del sol con sus niños en la banqueta, me impresionó mucho

AYUDAR A LOS MIGRANTES, SU VOCACIÓN

En 1982 viajó a Oaxaca para internarse en la sierra. Se refugió donde los indígenas tenían una vida miserable pero fue en ese lugar donde encontró la mayor riqueza: su fe.

Empezó a generar una revolución al interior de la iglesia y en la sociedad, así lo consideró Gerardo Meza García, investigador de la Facultad de Humanidades, quien tiene una estrecha amistad con Alejandro Solalinde desde hace cuatro décadas.

Es un representante de la teología de la liberación, está muy influido por Leonardo Boff, un sacerdote excomulgado por el papa

En 2007, Alejandro Solalinde abrió el albergue “Hermanos en el Camino” en Oaxaca.

Su altruismo ha sacudido la esfera política y social, al descubrir los delitos y abusos de los que son víctimas los miles de migrantes centroamericanos que cruzan México en búsqueda del Sueño Americano, por lo que ha pisado la cárcel en dos ocasiones y ha recibido múltiples amenazas.

A pesar de las adversidades, Alejandro Solalinde Guerra se mantiene firme en su convicción

El defensor de los migrantes recibió el Premio Nacional de Derechos Humanos en 2012. La Máxima Casa de Estudios mexiquense, también lo reconoció con la entrega del Doctorado Honoris Causa en 2013 por sus acciones humanistas.

Si te interesa escuchar o descargar esta reportaje completo, te dejamos el siguiente link:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s