La inspiración de leopoldo FloreL

El Arte Abierto de Leopoldo Flores

Jacqueline Valderrabano. 

Admirador de la pintura rupestre y lector de José Saramago, el artista plástico Leopoldo Flores Valdés sube al Cerro de Coatepec, donde se encuentra Ciudad Universitaria, para plasmar su arte.

Este cerro lo subía y lo bajaba dos, tres veces al día, y ahora  tengo un museo aquí

Nació en San Simonito, en el municipio mexiquense de Tenancingo, en 1934. A pesar de los consejos de su padre, quien deseaba ver a su hijo como arquitecto, Flores Valdés luchó por su pasión: la pintura.

Me dijo no, no vas a poder vivir de la pintura, te vas a otra carrera y después sigues con lo tuyo, al final lo convencí y me fui a lo mío

En su juventud, un café fue el sitio de reunión con sus amigos, y mientras charlaba con ellos, el maestro Leopoldo Flores dibujaba en las servilletas. Ahí surgieron muchos de los bocetos que ocuparía en obras posteriores.

ARTE ABIERTO: MÁS QUE UN MOVIMIENTO

En 1976 convocó a centenares de toluqueños a pintar cinco mil metros sobre las rocas del Cerro de Coatepec y la gradería del Estadio Universitario Alberto “Chivo” Córdova”, obra cuyo tema central es el nacimiento de la luz, representado por un hombre que emerge del suelo y sube para tocar el cielo.

Esta expresión da inicio al movimiento llamado “Arte Abierto”, que posteriormente encontró eco en los murales, pancarta o pintura de gran formato sobre tela, así lo explica Jesús Isaías Téllez Rojas, biógrafo del muralista mexiquense.

Vemos esos mares furiosos en esas telas que retrata que son de colores, porque hay una respuesta a los conflictos que se crean en la sociedad. Siempre verás a Leopoldo Flores como una persona que está atenta a los movimientos sociales

MARAVILLAS DE LEOPOLDO FLORES

Otra de las obras más emblemáticas de Leopoldo Flores son los vitrales del Jardín Botánico Cosmovitral; declarado una de las 13 maravillas de México y considerado el más grande del mundo por sus tres mil 200 metros cuadrados, adornado con 500 mil fragmentos de vidrio, distribuidos en 30 mil secciones y de 28 colores diferentes.

Para Jesús Tellez, Leopoldo Flores es un ejemplo de artista; ya que su condición física no limita su disciplina, pasión y creatividad.

UN LUGAR PARA SUS OBRAS

En 2002 se realizó la apertura del Museo Universitario que lleva su nombre, dedicado a exhibir una colección de más de 450 piezas, entre murales transportables, cuadros de gran formato y esculturas que él mismo donó a la Universidad Autónoma del Estado de México.

En 2008, la UAEM le otorgó el Doctorado Honoris Causa por su contribución a la cultura y al arte en el ámbito nacional e internacional.

Sigo trabajando, como trabajaba antes, aquí he hecho la base teórica de lo que es el arte abierto… obra de grandes proporciones que no existía en ningún lado

EL LEGADO DE UN ARTISTA

La vida de Leopoldo Flores podría ser contada desde los metros y metros de tela pintada, rocas, vidrio, madera, vegetación, cartulinas y servilletas de papel donde quedaron forjadas sus ideas.

Se considera vocero de su tiempo y su generación. Flores Valdés no se imagina haciendo otra cosa y sabe que está a punto de crear su más grande obra.

No me imaginó haciendo otras cosas, creo que mi misión era hacer lo que hago y en las proporciones que lo hago

Para escuchar o descargar este reportaje completo, te dejamos el siguiente enlace desde nuestro perfil de SoundCloud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s