Josefina Estrada y su literatura de las cárceles

La literatura de las cárceles; una radiografía

Jacqueline Valderrabano.

Norma, interna en la cárcel de Tepepan, constantemente pedía de regalo un libro de Jaime Sabines. Deseaba leer poemas a su pareja, quien sería trasladada a otro reclusorio. Cuando lo tuvo entre sus manos no dejaba de admirarlo.

Una de varias historias que la escritora mexicana Josefina Estrada ha conocido a través de su paso por los centros de readaptación social en el país, desde el Reclusorio Oriente hasta las Islas Marías, como parte de sus talleres sobre literatura, testimonio, comprensión de lectura y expresión oral.

Luchar contra la desconfianza de las internas, el ejercicio del poder, la prepotencianegación, fueron los principales obstáculos que enfrentó la escritora, quien en más de una ocasión tuvo que ocultar su formación periodística ante las autoridades de los penales.

En la cárcel no se lidia sólo ante el grupo sino también con los vigilantes

Estrada conoció los diferentes protocolos de operación para las internas en los penales. En algunos no podían tener acceso a libros y periódicos pero sí les permitían ver y escuchar televisión o radio, situación que nunca comprendió.

Los personajes conmueven porque tocan nuestra propia alma, entonces no tengan miedo de verse frágiles, egoístas, tontas, perversas, cobardes, celosas, mediocres, interesadas

El Instituto Nacional de Bellas Artes le pidió impartir el taller en el Reclusorio Oriente, donde aún se vive con esperanza porque muchas de las internas no han recibido condena.

Conoció a Sara Aldrete, involucrada con narcos satánicos, a quien guió durante su aventura para narrar su experiencia a través del primer libro escrito y publicado por una mujer en reclusión.

Sara Aldrete publicó su libro “Me dicen la narcosatánica”, el cual edité. Se presentó en prisión ante más de 30 medios nacionales e internacionales. Esta proeza fue posible por la terquedad y templanza de ella y la mía

Fuera de la cárcel, también trabajó con ex internas. Su primera obra “Virgen de Medianoche” aborda la historia de una prostituta, de clase media alta, juzgada por sus compañeras como exagerada y antipática, sin embargo, con sus aportaciones en el taller literario, se convirtió en la favorita.

Josefina Estrada tiene tres pasiones: el periodismo, la enseñanza y la literatura. Su disciplina y oficio la han llevado a ganar premios como el de Crónica de la ciudad de México, por su libro “Señas particulares”.

Observar los detalles se ha vuelto su inspiración. Para ella, contar momentos de oscuridad que le permitan encontrar luz, donde los personajes se enfrentan a la vida o muerte, le ha permitido reflejar la condición del ser humano, esa madera con que estamos hechos.

Escucha o descarga este reportaje completo en el siguiente enlace: 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s