Mercado de Tlatelolco, tradiciión mexicana de intercambio

Historia del Tianguis en México; orígenes desde Tlatelolco

Carlos Hernández.

Plumas de ave con polvo de oro en su interior, caninos sin pelo destinados a convertirse en alimento o excéntricos gusanos desde chapulines y hasta hormigas, utilizados en la dieta cotidiana de los pueblos indígenas, fueron sólo algunos de los elementos del majestuoso Tianguis de Tlatelolco.

Todo este colorido fue destacado con especial cuidado en las crónicas de frailes y soldados conquistadores del México prehispánico.

El gran mercado del guerrero y agrícola pueblo Azteca concentraba una cantidad ingente de productos provenientes de toda la región mesoamericana. Desde pescado fresco de las costas mexicanas, hasta bellos plumajes de aves exóticas de lugares que hoy pertenecen a Guatemala o Belice.

REPRESENTACIÓN DEL MERCADO EN LA UAEM

Alumnos de la Facultad de Turismo y Gastronomía de la Universidad Autónoma del Estado de México representan anualmente la actividad comercial que existía en el tianguis de Tlatelolco, donde resaltan su riqueza cultural y gastronómica que heredaron a los mexicanos.

SIGNIFICADOS Y REMINISCENCIAS PREHISPÁNICAS

Héctor Hernández Rosales, antropólogo de la UAEM refiere que el mercado de Tlatelolco, a diferencia del lucro agresivo que impera en nuestros días, estableció el “trueque” como tipo de cambio y adquisición de productos.

Existían vigilantes para evitar injusticias o arbitrariedades y jueces que se encargaban de dirimir y solucionar los problemas relacionados con el trueque.

Las transacciones se hacían por medio del trueque que es el intercambio, que todavía a la fecha hay en poblados como Santiago Tianguistenco, donde todavía intercambian productos por madera

Pero además el tianguis es un ente vivo, colorido y popular.

Desde el punto de vista antropológico, para nosotros como mexicanos es muy importante que se siga preservando la tradición del tianquiztli mesoamericano hoy llamado mercado o plaza

TRADICIÓN QUE SE RESISTE A MORIR

Las amplias crónicas de personajes como Fray Bartolomé de las Casas, Vasco de Quiroga, Fray Bernardino de Sahagún, Fray Toribio de Benavente, Hernán Cortes o Bernal Días del Castillo son testimonio de la riqueza cultural que prevaleció en el México prehispánico, que pervive en poblados en pleno siglo XXI y se resiste a morir.

En una tienda departamental está rodeado de gente, pero no se conoce a nadie. En los tianguis se dan cita los marchantes y ahí intercambian los productos: se socializa, son espacios de interacción social, ahí se da lo humano

Si te interesa escuchar o descargar el reportaje completo, te dejamos el siguiente link

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s