La ONU declara Patrimonio histórico al Acueducto Tembleque

Acueducto del Padre Tembleque; importancia en desarrollo de los pueblos originarios

Filiberto Palma.

Con la llegada de los españoles a México, las formas de vida del imperio azteca cambiaron totalmente. La contaminación del agua en ciertas zonas fue uno de los primeros factores que puso en riesgo la salud de los pueblos originarios.

Este fue el caso de Otumba, hoy municipio mexiquense.

EL SURGIMIENTO DE LA IDEA DEL ACUEDUCTO

Hacia 1545, esta situación ya era insostenible, pues el agua para consumo humano había perdido sus propiedades por cubrir las necesidades de la caballeriza y ganado de los conquistadores ibéricos, situación que alertó al recién llegado fraile Francisco de Tembleque, quien entonces proyectó la obra de ingeniería hidráulica más importante de la América del siglo XVI.

Así lo explica Dolores Contreras Chávez, historiador de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Ya no había dónde beber y los indios bebían de eso. Fray Francisco de Tembleque empieza a buscar algunos lugares de donde pueda proveerse el agua, se acerca a Teotihuacan pero los de Teotihuacan deciden no venderle el agua, llega hasta las faldas del Cerro del Tecajete y encuentra una fuentes de agua y decide empezar las negociaciones con los de Zempoala.

CARACTERÍSTICAS DE LA OBRA HISTÓRICA

Con una extensión de 48 kilómetros, el Acueducto del Padre Tembleque fue construido entre los límites del Estado de México e Hidalgo.

De acuerdo con el Archivo General de indias su edificación inició en 1555 y finalizó en 1572. Destaca por su ingeniería, compuesta por pendientes adaptadas perfectamente al relieve, obras de captación de agua conocidas como tecajates, y sifones que permitían la ascensión y avance del caudal.

La construcción de este acueducto se valió de un sistema de organización social basado en el trabajo colectivo y la inversión económica de los indígenas. Participaron 400 pobladores de Zacuala, Tlaquilpa, Zempoala y Otumba.

Además, fue un detonador económico de la zona, caracterizada por la comercialización de pulque durante la colonia.

RECONOCIMIENTO POR LA UNESCO

El Acueducto del Padre Tembleque fue reconocido como patrimonio mundial por la UNESCO en 2015, distintivo en el que participó la Universidad Autónoma del Estado de México al conformar el expediente técnico expuesto ante el organismo internacional.

Representar una obra maestra del genio creativo humano, exhibir un importante intercambio de valores en un tiempo y espacio determinado, así como ser un ejemplo sobresaliente de un conjunto arquitectónico fueron los criterios en que se basó su candidatura, apunta Juan Arturo Ocaña Ponce, Director de Patrimonio Cultural de la UAEM.

El agua en su momento fue oro, y esa es la forma que nosotros en su momento vimos como el agua se transformaba para poder ser un medio político, económico y de desarrollo nacional; esa es la trascendencia de este proyecto.

Procurar su mantenimiento, conservación y cuidado requiere del esfuerzo en conjunto del gobierno, sociedad e instituciones de investigación cultural, para procurar que nuevas generaciones puedan ser partícipes de la grandeza histórica que rodea a esta obra producto del mestizaje en México.

En el siguiente enlace, puedes escuchar o descargar el reportaje completo: 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s