Porfirio Díaz y su centenario luctuoso

Porfirio Díaz a 100 años de su muerte; el legado

Filiberto Trinidad.

La historia ha juzgado la figura de Porfirio Díaz Mori como un dictador, por su periodo de 35 años de gobierno, e incluso, lo ha calificado como un traidor a la patria, sin embargo, fue un hombre que respondió a las necesidades de su contexto histórico y social.

A 100 años de su fallecimiento, Belén Benhumea Bahena, historiadora de la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma del Estado de México,  señala que no es un personaje que pueda ser calificado como “héroe o villano”, sino como un hombre que actuó como las circunstancias de su tiempo lo requerían.

La historia oficial lo ha catalogado como dictador, lo etiquetan como villano. En estudio de la historia nos damos cuenta de que depende mucho de la formación de los protagonistas y de los personajes.

Nacido en 1830, en la antigua provincia de Antequera, hoy Oaxaca, su padre falleció cuando tenía tres años a causa del cólera, por lo que desde muy pequeño quedó al cuidado de su madre y su tío, el sacerdote José Agustín Domínguez, quien lo instruye en la educación religiosa.

Benhumea Bahena, explica que el perfil del pequeño Díaz indicaba que le gustaba mostrar fuerza y poder.

Algo importante de Porfirio es que él aprendía de manera autodidacta, no era de llevar un método o un sistema.

A los 18 años se matriculó en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca donde estudió Derecho y conoció a Benito Juárez. Inició entonces su acercamiento a las ideas liberales, aunque también una rivalidad con él.

ARRIBO DE PORFIRIO DÍAZ AL PODER

Luego de varias campañas bélicas y guerrillas, el oaxaqueño llega al poder tras derrocar a Sebastián Lerdo de Tejada en 1876 y ser electo presidente constitucional un año después.

Durante su primera etapa como jefe del Ejecutivo, Díaz aplicó la doctrina positivista, una corriente de pensamiento francesa que buscaba promover la ciencia en todos los ámbitos sociales, detalla Benhumea Bahena.

EL ACERCAMIENTO INTERNACIONAL

A lo largo de las tres décadas y media que se mantuvo como presidente, donde instauró un gobierno basado en el orden, la imagen de México tomó prestigio internacional, por lo que las relaciones exteriores se volvieron clave, sobre todo con Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Alemania.

Paul Garner, investigador de la Universidad de Leeds, Inglaterra y de El Colegio de México invita a estudiar la historia.

El florecimiento cultural, letras, música, teatro, las migraciones, las relaciones exteriores, la imagen de México en el mundo durante el porfiriato.

PARTE DEL LEGADO DEL PORFIRIATO

El historiador destaca que Díaz fue promotor del juarismo, pese a la rivalidad que existió entre ambos personajes, pues fue él quien ordenó la construcción del Hemiciclo a Juárez, además de otros monumentos en honor a este personaje histórico.

Belén Benhumea agregó que el desarrollo científico y tecnológico fueron dos rubros destacados durante el porfiriato, al desarrollarse la industria en el norte del país.

Sin embargo, dice, también fue un periodo marcado por las desigualdades sociales y la desequilibrada distribución de la riqueza.

Los historiadores coinciden en que Porfirio Díaz no puede ser encasillado como un hombre representante de la tiranía en el poder, sino como uno que gobernó un país que requería desarrollo.

En el siguiente enlace desde SoundCloud, puedes contar con la nota completa: 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s