Ensamble Ditirambo de la UAEM y el barroco en su propuesta musical

Jacqueline Valderrabano.

Instrumento que ha inspirado grandes obras de arte visual, así como la composición. La elección de la madera y cuerdas en su fabricación lo convirtió en una inspiración para músicos interesados en el rescate de las composiciones antiguas.

A cuatro siglos de distancia, el violín con cuerdas de tripa de borrego es utilizado para llevar los sonidos del pasado a las nuevas generaciones.

La mancuerna entre el Ensamble Ditirambo de la Universidad Autónoma del Estado de México y la violinista holandesa Antoinette Lohmann, por primera vez unieron su talento y el conocimiento del barroco.

Destacó la ejecutante de cuerdas.

“Se trata de ajustarlo al oído contemporáneo, a un oído moderno para que no suene desafinado. Yo uso diferentes afinaciones. Simplemente así es, como se usaba en esa época”.

La música antigua o barroca nació en Italia, alcanzó su máximo esplendor en Alemania en el siglo 17, como una de las etapas más creativas y revolucionarias para la historia musical, ya que en ella se desarrollaron avances técnicos.

EL ENSAMBLE DITIRAMBO

En 2003, Ditirambo se integró a la corriente musical antigua, a la investigación histórica, al rescate de las técnicas interpretativas, y con ello, dio impulso a los manuscritos y partituras originales, mencionó Yurev Vivero Ávila, director del elenco artístico auriverde.

“No hay tratados que digan como se tenía que ejecutar ese tipo de articulación. Entonces ella hace como un laboratorio experimental, que es lo que no hacen los músicos modernos de ninguna orquesta moderna”.

Rodeada de música gitana húngara y rumana, Antoinette nació en Ámsterdam. Su madre era aficionada del violonchelo y su padre tocaba el piano.

Para la especialista extranjera convertirse en propietaria de un violín barroco fabricado en 1700, que aún mantiene su configuración original, ha sido uno de los momentos más felices de su vida, hecho que refuerza su deseo por recuperar y compartir la música antigua.

Su talento e inquietud por la música tradicional facilitaron a los integrantes de la agrupación Ditirambo y a la violinista holandesa impartir talleres y conciertos gratuitos en la Máxima Casa de Estudios mexiquense, donde preservaron el repertorio barroco al plasmarlo como hace varios siglos, destacó Yurev Vivero.

Dedicados al rescate y difusión del barroco, para estos artistas, la grandeza de la música radica en que existe interés histórico por sus interpretaciones y donde la calidad está determinada por cómo se transmite al público.

Para escuchar o descargar el reportaje completo, en el siguiente enlace de SoundCloud: 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s