Le Bleu Band; fusíon de sonidos y sinónimo de preservación de la cultura

Ilse Vallejo.

Bajo las luces de color neón descansan los instrumentos de cinco músicos que están por salir a concierto. Batería, bajo, guitarra, teclados y saxofón se encuentran sobre el templete. Se trata de Le blue Band, agrupación de jazz creada en 2007 en Torreón, Coahuila.

A lo largo de su trayectoria, han jugado con la geografía y sus influencias. Al principio en el norte de la República, tocaban versiones de canciones de otros grupos, luego, dos de sus creadores decidieron cambiar su residencia a Toluca, situación que le imprimió un sentido diferente y un sonido peculiar a la banda.

El guitarrista Omar Padilla destaca el desarrollo y progreso de la banda.

“El primer disco es un proceso que viene desde Torreón; la música se compuso allá y la segunda mitad del disco se hizo en el Estado de México. Eso es lo padre de Le Blue Band es esa libertad de crear”.

Algo distintivo del jazz es la improvisación, elemento que les permitió adentrarse a la fusión de ritmos.

LA TRAYECTORIA

El tecladista, José Cobian cuenta que se establecieron en tierras indígenas del Estado de México, en donde los integrantes de Le Blue Band investigaron las influencias musicales que tenían cerca, así fue como decidieron tomar sus instrumentos y embarcarse en la aventura de llevar sonidos autóctonos.

“Escogimos las culturas del norte del estado porque estaban un poco más a la mano y además es con lo que se tiene contacto diario. Curiosamente los mazahuas son muy poquitos grupos los que tocan esa música”.

DIFUSIÓN DE LA CULTURA

Con el objetivo de conservar la música y con la inquietud de revalorar y difundir la cultura indígena, la banda invitó a una agrupación otomí llamada Los Canarios, originarios del municipio de Temoaya.

Fusionaron tonos musicales indígenas y del jazz, pero las letras de lengua materna nunca perdieron su esencia.

PROPUESTA

La banda pretende exponer los sentimientos que cada integrante y cada instrumento aporta al concepto musical. La fusión de sonidos alternativos mantienen su propia personalidad y construyen un ensamble perfecto.

Los grupos indígenas en el país viven en condiciones de pobreza extrema, se encuentran en aislamiento cultural y conservan sus raíces en el vestido, la religión y el idioma, experiencia que el quinteto de jazz pudo experimentar y de ahí tomar grandes ideas para convertirlas en sonidos.

Si te interesa la nota completa, puedes descargarla en el siguiente enlace: 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s