Bibliotecas digitales; visibilidad a la producción científica

Jacqueline Valderrabano.

Con un sólo click se puede acceder a una página electrónica con artículos, libros y trabajos de la autoría de académicos e investigadores de instituciones de educación superior a nivel mundial.

Pueden ser consultados más de una ocasión, mediante un repositorio o sistema de información digital que reúne, preserva, divulga y da acceso a la producción intelectual.

Los repositorios de acceso abierto han constituido prestigio y ventajas para las universidades, así lo señaló Eloy Santos Cordeiro Rodríguez, director de Servicios de Documentación de la Universidad de Minho, Portugal.

“Un repositorio institucional es una herramienta fundamental en la gestión de una universidad y la que no tiene, no da visibilidad a su producción científica”.

ACCESO ABIERTO

Desde 1992, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura mediante el programa “Memorias del mundo” busca salvaguardar el patrimonio documental global haciendo uso de recursos electrónicos.

Con el movimiento Open Access, la ciencia y sus resultados son considerados un recurso público y como tal, la literatura científica debe estar al alcance de la comunidad internacional.

El repositorio constituye una herramienta clave en las políticas científicas y académicas de los centros de aprendizaje, ya que son un apoyo para la enseñanza e investigación, consideró Cordeiro Rodríguez, especialista extranjero en Acceso Abierto.

REPOSITORIOS EN EL MUNDO

Las bibliotecas digitales o repositorios surgieron en Estados Unidos en la segunda mitad de la década de los 90. En Europa, la primera asociación de bibliotecas digitales universitarias nació en Cataluña en 1996.

Para el caso latinoamericano, Brasil es el país con mayor desarrollo en el manejo de repositorios digitales, ocupa el cuarto lugar en el ranking mundial. Entre sus iniciativas más destacadas se encuentra Scielo o Biblioteca Científica Electrónica en Línea, que abarca una colección de revistas científicas brasileñas.

En Argentina sobresale el Servicio de Difusión de la Creación Intelectual de la Universidad Nacional de la Plata, así como la hemeroteca virtual del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, en la que publican 168 centros, de los cuales más del 50 por ciento son universidades de 21 países.

En Chile, el sistema de información con Open Access, se encuentra liderado principalmente por tres instituciones: la Universidad de Chile, la Universidad de Talca y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Santos Cordeiro considera que las instituciones de educación superior han tenido que gestionar recursos para educación e investigación, con el objetivo de que la producción científica sea disponible, de calidad y con una adecuada administración de los derechos de autor.

En nuestro perfil de SounCloud, puedes descargar la nota completa: 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s